Fuente: www.qldbridge.com        THE PSYCHIC AND CHORUS GIRL por Dick Cummings Publicado en el Sun-Herald Julio 9, 1995.

Richard J. Cummings
Richard J. Cummings

Una historia colorida se refiere a Helen Sobel Smith, una de las parejas de bridge estable de Charles Goren en una época en la que el nivel del bridge de las mujeres era muy criticado en comparación con el juego de los hombres. Smith, que aprendió a jugar al bridge, mientras era una de las corista en ‘»Animal Crackers’ de los Hermanos Marx, era una excepción.

Su firme concentración y su hábil juego de la carta convenció incluso a los más firmes MCP (ED: Varónes cerdos Chauvinistas) que ella estaba al nivel de los mejores de los hombres. Cuando una vez le preguntaron cómo era jugar con uno de los grandes jugadores del mundo, ella respondió: «¿No deberían estar preguntándole eso a Charlie?»

Otra viñeta sobre el tema de la auto-valoración estadounidense fue protagonizada por John Crawford, cuya aura en la mesa de bridge lo convirtió en el rival más temido por los expertos. Una vez se le acercó en un torneo, un jugador que quería una opinión sobre una mano. «Antes que me de la mano, ¿quién es mi pareja? ‘ preguntó Crawford.

«Es poco importante», respondió el jugador.
«Necesito saber; dijo Crawford. ‘Podría hacer una diferencia «.
«Está bien, entonces -. Otro buen jugador, usted mismo, o su hermano gemelo.
«¿Cuáles son mis oponentes?» «Si insiste… también dos John Crawford.»
Crawford dijo: «Lo siento, yo nunca jugaría en ese juego… Es demasiado duro»…

En aquellos días, las psíquicas estaban más presentes en los campeonatos de lo que son ahora, sobre todo cuando Crawford estaba en la mesa. Cortesía de Fred Karpin en: Psychological Strategy In Contract Bridge llega esta muestra de un match del Campeonato Mundial de 1953 entre los EE.UU. y Suecia:

aaxx

La subasta deportiva comenzó con una psíquica de Este: abriendo en primera al nivel de uno. Lilliehook, que tenía una buena mano, entró en el espíritu de la ocasión haciendo otra psíquica con una sobre-declaración en un palo de tres cartas. Cuando Norte bruscamente subió a 6, se veía como una tablilla buena para los americanos hasta que sucedió algo gracioso.

El compañero del Salón de la Fama de Crawford, Schenken salio del as de trebol. Aún no se había perdido todo. Pero cuando el declarante fallo en el muerto, cruzo al as de corazones y salio jugando el valet de trebol, Schenken eligio aflojar. Lilliehook lo castigó descartando el K. Luego vino el J sobre tomado con la dama – y una pequeña espada. No ayudaba fallar, por lo Crawford arrojó un trebol en esa espada. Lilliehook ganó con la dama y luego encontró la gran jugada del 10 dejando que Schenken ganara con el jack. Más tarde fue capaz de fallar una espada y reclamar el resto de las bazas.

El contrato se habría ido dos abajo con una salida de espada y al menos una abajo con una salida de diamante o de corazón. De manera típica, Karpin le pega con fuerza a sus compatriotas por no derrotar el slam. Cuando los jugadores de esta calidad se equivocan, sin embargo, puede que la defensa no sea tan fácil como parece.