the guardian The Guardian, Miercoles 9 Noviembre 2005

Un correo electrónico de un lector plantea esta pregunta interesante: «Usted y su pareja llegan a un contrato de game en un mayor, la oposición pasó todo el tiempo. UD está encantado de saber que tiene nueve cartas de triunfo, sin embargo, le falta la dama. Cómo hace?… usted decide jugar a la caida o la finesse? »

El palo de triunfo en cuatro espadas puede tener este aspecto:

Muerto

KJ102

Declarante (UD)

A9865

spingold 1931 Oswald Jacoby, P. Hal Sims, Willard Karn y David Burnstine
spingold 1931 Oswald Jacoby, P. Hal Sims, Willard Karn y David Burnstine

El legendario jugador Americano Hal P Sims, un campeón en otros muchos deportes ademas del bridge, se hizo famoso por su habilidad para adivinar cuál de sus oponentes tenia la dama crucial que le faltaba. Él se basaba principalmente en lo que se llama «La presencia en la mesa» (él era un jugador de póquer excelente, además de sus otros talentos). Un día, unos amigos se pusieron de acuerdo y arreglaron las cartas para que ambos tuvieran la dama de triunfo! Sims ganó la salida y pensó durante algún tiempo. Finalmente, explotó: «Esto es imposible – ambos tiene la dama de triunfo!»

Usted puede jugar el as y rey, con la esperanza de que la dama este singleton o doubleton. Alternativamente, usted puede cobrar uno de los honores altos, el as o el rey y – si la dama no caer -hacer la finesse contra ella (jugar bajo, esperando que el que tiene la dama no la juegue por miedo a perderla contra la carta más alta que falta) en el segunda ronda del palo. Si usted realmente no tiene ninguna pista, as-rey es la manera de jugar – la dama va a caer un poco más que la mitad del tiempo, mientras que una finesse es en el mejor de los casos una propuesta del 50%. Una vieja máxima es «ocho siempre, nueve no», lo que significa que con ocho cartas entre las dos manos, usted debe «siempre» hacer la finesse contra la dama que falta, pero con nueve «nunca» debería hacer la finesse contra la dama que falta.

Pero es raro que usted nunca tenga alguna pista. Ambos adversarios han pasado a lo largo de la subasta – Ahora, supongamos que el salidor inicia con el as, el rey y la dama de un palo lateral. Usted falla la tercera ronda. ¿Quién tiene la dama de triunfos? Probablemente no es el salidor, si él pasó como dador o dejó de tomar alguna acción en el nivel uno de la subasta. Con una mano de 11 puntos (o más), podría haber hecho algo en la subasta.

Quizás la salida ha sido arriesgada; usted puede juzgar que el oponente ha salido de un palo lateral debajo de un rey o una dama sin otro honor al lado. A los jugadores no les gusta hacer salidas peligrosas si tienen salidas seguras disponibles, y para muchas personas la salida de un triunfo de un doubleton chico le parecerá «segura». Su oponente nunca va a salir de la dama tercera de triunfo. Así que si él ha hecho una salida riesgosa, usted debe pensar en hacer la finesse de triunfo en su contra.

Consejo extra:

Al evaluar su mano, yo le recomendaría que agregue alrededor de medio punto por cada as que tenga. Usted puede encontrar que esto lo lleva a hacer ofertas con lo que usted consideraría al principio como un optimismo desenfrenado. Pero esos ases trabajarán para usted, y más a menudo que no, su optimismo se vera justificado.