Carl Dickel
Carl Dickel

Source: www.carldickel.co.uk

En mi club de bridge, hay un montón de parejas casadas, pero ninguna de ellas juegan juntos regularmente. Uno habría imaginado que las almas gemelas formarían una pareja exitosa, pero no así. Seguramente debe haber algunas excepciones, pero ahora ningún nombre me viene a la mente.

En mi club, Bill y Nan son una pareja felizmente casada, pero para mantener la felicidad conyugal, juegan juntos en raras ocasiones, como el Dunmow Flitch. En los torneos de club ellos se las arreglan para jugar en la misma posición, de modo que cuando llegan a casa pueden comparar las puntuaciones. A diferencia de Mick Jagger, Bill recibe un montón de satisfacción por esta práctica, ya que su ego recibe un buen impulso, cuando ha hecho una baza extra o ha llegado a un mejor contrato.

Ambos estaban en Sur en un torneo en el cual se jugó esta mano.

Norte-Sur vulnerables; Oeste dador

North
spade suit KJ53

 A1074
 Q10872

West
spade suit A1097
 QJ1094
 KQ93

East
spade suit
 852
 J862
 AK6543

South
spade suit Q8642
 AK763
 5
 J9

Con Bill en Sur la subasta fue: –

West North East South
1 Dbl 2 4spade suit
All Pass

Oeste salio con la Q y cuando se tendió el muerto, Bill se sintió feliz de ver que sus perdedoras se limitaban a un triunfo y dos tréboles. Él alegremente descartó un trebol del muerto y después de ganar en su mano, jugó un pequeño triunfo al valet. Cuando Este descartó el 6, fue demasiado doloroso ver que debía perder dos triunfos y dos tréboles. Concedió una abajo y los oponentes no discutieron. Bill no era un genio matemático, pero se trataba de simple aritmética. Cuatro de trece es una baza de menos.

En casa después, una comparación de los scores mostró que Nan había llegado al mismo contrato, pero para sorpresa de Bill de alguna manera había hecho diez bazas.

«¿Oeste salió a triunfo?», Preguntó.

«No, él salio a corazon», respondió Nan.

-¿Alguien renunció?

-No, no hubo ningún renuncio.

«¿Este descartó el as de trebol?», Preguntó, sarcásticamente.

«Sí, e hizo lo mismo con el rey de trebol» contestó ella brillantemente.

Ahora, completamente confundido, Bill dijo: «Dime exactamente qué fue lo que pasó», y ella lo hizo.

«Gané la salida de corazón, descartando un trebol de la mesa y jugué una espada al jack, y Este descartó un trebol. Cobré el as de diamantes y fallé un diamante. Gané baza con el rey de corazon y luego empecé a fallar cruzado como una loca: corazones y diamantes, y Oeste nunca pudo fallar. Ya había hecho cuatro bazas y cuando fallé tres veces en cada mano, descubrí que había hecho diez bazas».

La idea le llegó a Bill en un instante. Oeste había hecho las últimas tres bazas con el A 10 9 de triunfo, mientras que Este había tenido que soportar la tortura de deshacerse de su as y su rey ​​de trebol sobre los triunfos de su pareja.

Dijo Nan: «Tu dijiste que trece menos cuatro son nueve, pero nunca fui buena restando. Yo soy mucho mejor para la adición. »

Está muy bien contar tus perdedoras, pero no dejes de comprobar tus ganadoras.

Una extraña metamorfosis había ocurrido en esta mano. Los dos triunfos ganadores de Oeste habían aumentado a tres, pero los tréboles altos de Este se habían evaporado.

Nuestra segunda mano no le habría servido a Nan en lo más mínimo, ya que se trataba de una gran cantidad de restas de trece. Viendo sólo las cartas de Este-Oeste, se le pide al lector que siga el juego hasta que queden sólo cuatro cartas, en cuyo momento se le pedirá que evalúe sus perspectivas de éxito.

West
spade suit
 Q764
 8732
 65
 1064

East
spade suit
 AKJ
 AKQ
 AKQJ7
 AQ

La Subasta:

West

East

2

2

3

3NT

6NT

Era lo ultimo que Oeste podía pensar, que tuviera que jugar esa mano, y menos que el contrato fuera 6NT. Cuando Norte salió con el spade suit10 y se tendió el muerto, Oeste se sorprendió, contaba con doce bazas fáciles y trece si algún mayor estaba 3-3.

Ganó con el as de espadas, y comenzó alegremente con dos diamantes altos, pero cuando Norte descartó un trebol, se sacudió un poco hacia atrás. La resta le decía que Sur había comenzado con cinco diamantes.

Siguió con tres corazones altos, pero otra vez, los descartes de Norte, esta vez una espada, Norte tenía diez cartas negras. En el rey de espadas, Sur descartó un trebol y como habia mostrado 5 diamantes, 4 corazones y 1 espada, le quedan 3 tréboles… y si su cerebro seguia activo, Norte debia haber comenzado con 5 espadas, 2 corazones, 1 diamante y 5 tréboles. Cobró dos diamantes más y este fue el final de cuatro cartas:

West
spade suit
 Q7
 8
 –
 10

East
spade suit
 J
 –
 7
 AQ

Como Norte comenzó con 5 tréboles, el palo esta 5-3 y hay un 62.5% de posibilidades que el tenga el rey. Con toda esta evidencia a su disposición le pido a usted que continúe el juego.

Espero que mis comentarios sobre los porcentajes no lo hayan desviado por el camino equivocado, porque el contrato es una certeza, independientemente del paradero del rey de trebol.

Usted cobra el as de trebol y continua con el jack de espadas. Si Sur tiene el rey de trebol, puede disfrutar del placer sádico de verlo retorcerse, ya que tiene que descartarlo o rendir una de sus ganadoras en los palos rojos. Si se deshace de un trebol pequeño, sabrá que Norte tiene el rey de trebol, así que le deja hacerlo y el tendrá que darle la dama de espadas.

by Carl Dickel