Si se acuerda de Sherlock Holmes, recordará cómo el gran hombre se enojaba cuando, después de explicar la solución de un misterio desconcertante, tenia que escuchar a su amigo, el Dr. Watson, decir, «¡Qué simple! .

DADOR SUR Ninguno de los dos lados vulnerable

Sur abre de 1NT y termina carteando 3NT.

El punto, por supuesto, es que no era simple hasta que el buen médico escuchaba la explicación completa.

Es un hecho que muchos carteos aparentemente fantásticos se basan en el tipo de lógica más simple. Las jugadas de las que estoy hablando no están de ninguna manera fuera del alcance del jugador casual. Es sólo que muchos jugadores no se molestan en pensar en absoluto. Si puedo salvar sólo a un jugador de bridge de ese defecto desalentador: la falta de pensar – sentiré que esta columna no ha sido escrita en vano…

De todos modos, supongamos que usted tiene las cartas del Sr. Dale en la mano de hoy y no puede ver las manos del Sr. Abel o de Miss Brash. Sale con el cinco de corazon y la señorita Brash en Sur gana con la dama. Ella juega el diez de espadas y gana con el Jack del muerto. De vuelta viene un trebol, su compañero juega la dama, cubierta por el rey y usted gana con el as.

¿Qué vuelve? (¿Todavía tiene las manos de Este y Sur cubiertas?) NOOOO?

El señor Dale volvió el rey de diamantes y varios kibitzers fruncieron el ceño con fuerza. Sin embargo, la jugada es la correcta. Este es el razonamiento. Miss Brash seguía teniendo el as de corazon porque si el señor Abel (Este) tuviera esa carta, la habría jugada en la primera baza.

El jack de espadas del muerto ganó la baza dos, asi que Miss Brash debe tener el rey y la dama de ese palo. No habia razón para que Mr. Abel jugara la dama de trebol a no ser que la tuviera seca, así que a Miss Brash le quedan 4 tréboles buenos en la mano.

Claramente, entonces, la señorita Brash puede ganar cuatro tréboles, dos espadas y un corazón tan pronto como ella tome la mano. Ella ya tiene dos bazas. Nueve en total. Por lo tanto, los diamantes representan la única esperanza. Si el señor Abel no tiene cuatro diamantes con el as-jack, no hay manera de derrotar la mano…esto fue lo que el señor Dale le explicó a los kibitzers.

«Qué simple!!!», dijeron.