De la “Bridge Academy Best Hands Gallery” por Avi Cohen

0
101

Source: http://info.ecatsbridge.com

En Boynton, una exclusiva pequeña ciudad cerca de Palm Beach, Florida, en los EE.UU., hay un museo muy peculiar anexo al club de bridge local: la Boynton Bridge Academy. Sus exposiciones no son pinturas o esculturas o algo remotamente relacionado con las artes visuales sino que consisten en una de las mayores colecciones de manos de famosas de bridge jamás reunidas.

Para ser seleccionada para la admisión, una mano tiene que ser propuesta por un miembro permanente del club y tiene que haber sido publicada en una publicación importante del bridge internacional. Un comité de expertos evaluará entonces los méritos de la mano: puede ser una mano totalmente de rutina cuyo origen fue un acontecimiento de interés periodístico o puede ser el equivalente en el bridge de una «Mona Lisa», bajo cuyo hechizo caerán fácilmente todos los jugadores de bridge.

Aquí está una mano de esta colección única: una mano descubierta por J. R. Vernes, un conocido experto en el campo, cuyo ingenio y creatividad en la manipulación de las 52 cartas para producir resultados espectaculares es reconocido en todo el mundo.

Después de una secuencia normal de subasta, N / S usualmente llegan a 3NT, abra Este o no. Es fácil ver que el contrato no se puede cumplir, ya que ambos palos negros no están bien.

«Mala suerte, partner» sería la reacción normal y la mano seria archivada rápidamente en los recovecos de nuestra mente como cualquier otra. Pero hay mucho más en esta mano de lo que parece.

¿Sería capaz de adivinar si hay algún contrato que pueda cumplirse para N/S y si es así, ¿cuál?

La respuesta será sin duda lo último que usted esperaba: no hay contrato que se cumpla … aparte de 4!. Veamos lo que sucede en este contrato improbable. Suponiendo una salida a corazón, el declarante toma el as y juega AK, AK, AK, falla una espada con el 7, falla un trebol con el 9 y finalmente falla una espada con el 10 mientras Oeste se ahoga en sus triunfos. Et voila’!

Merci beaucoup, Monsieur Vernes!!