St. Petersburg Times – 4 Abr 1933

En un suburbio de Boston, un club de bridge tiene un torneo de parejas solo para hombres, por lo que ocho de las esposas de los jugadores involucrados en el torneo decidieron tener su propios juego en las noches del torneo con dos equipos de cuatro en sus casas. Es la costumbre para los maridos, la de unirse a las esposas tarde en la noche para los refrigerios.

Hace algunas noches cuando llegaron encontraron una acalorada discusión en curso sobre la mano de abajo:

Norte, Dador. Ambos lados vulnerable.

Cuando la señora que estaba sentada en Sur pasó y Oeste también pasó, terminando la subasta, Norte comentó: «Pero, partner, debías subastar, mi doblo era de saque, no penal».

Sin embargo, ya era demasiado tarde y el contrato se jugó en dos tréboles. El resultado fue una penalidad de 2.000 puntos, Este se fue abajo 6 bazas vulnerable.

En la otra mesa, la mano fue jugada por Norte en cuatro espadas sin doblar, y Este/Oeste lograron derrotar el contrato, una multa.

Cuando se compararon las puntuaciones, Sur comentó: «Me alegro de dejar sin hacer las cosas que debería haber hecho.»