Ottawa Citizen – 18 Jul 1977

Los diccionarios definen la palabra «kibitzer» como un espectador en un juego de cartas que mira las cartas de los jugadores sobre sus hombros. En el mundo del bridge, se ha añadido una extensión a la definición estándar. Un kibitzer no sólo mira un juego de bridge, sino que también tiene la licencia de hacer comentarios sobre la subasta y el juego – siempre y cuando no lo haga mientras el juego está vivo.

Norte-Sur vulnerable. Norte dador

Salida: K

La mano de hoy presenta una historia clásica de kibitzers. El escenario era un conocido club de bridge de la ciudad de Nueva York. En la primera mano, Norte-Sur habían declarado y cumplido un game, volviéndose así vulnerables. La segunda mano es la de arriba.

Después de cobrar el rey y el as de corazon, Oeste hizo una pausa para reflexionar. Mientras pensaba un kibitizer que estaba sentado entre Sur y Oeste, se inclinó para mirar la mano de Oeste. Un segundo después en voz alta le dijo a Oeste: «No puedes vencer al contrato sin importar lo que juegues».

Aceptando la palabra del kibitzer. Oeste expuso su mano, al igual que Sur y Este. Repentinamente Este estalló: «Otro corazón derrota la mano.» El análisis de Este era correcto -el kibitzer había errado. El director del club fue convocado a la mesa. Rápidamente convocó a un comité para servir como jurado para discutir el «crimen» del kibitzer. Después de la deliberación, el comité llegó a un brillante veredicto.

Ellos le concedieron a Norte/Sur 800 puntos por hacer cinco diamantes (700 por el rubber, más, 100 por las bazas). Y le otorgaron 100 puntos a Este/Oeste por derrotar el contrato. Ellos multaron al kibitzer con 1.800 puntos que Norte, Este, Sur y Oeste sumaron a sus arcas. Jugando a un décimo de centavo el punto, al kibitzer le costó U$S 1,80.

Los jugadores continuaron con el juego como si la mano de los cinco diamantes hubiera sido un mal dada. Después de que Oeste hubiese cobrado el rey y el as de los corazon, él seguía con otro corazón. Este fallaba con la dama de diamante. El declarante sobre-falla con el rey – y el valet de diamantes de Oeste se promueve…y es la baza de multa.