the guardian Jueves 8 septiembre del 2011

El torneo más fuerte en Inglaterra durante muchos años fue jugado, la semana pasada, en el Club de Bridge TGRs. Los equipos fueron subastadas al mejor postor, llegando a precios de £ 3.000. El logro de los ganadores fue nada menos que un milagro – ellos no se vendieron por miles, no tenían un campeón del mundo en sus filas, jugaron el más simple de los sistemas de subasta y, sin embargo perdieron sólo un match. Maurice Esterson y Richard Selway casi no juegan torneos de bridge hoy en día, mientras que Arild Rasmussen y Kenneth Skov son jugadores de torneo, pero esta era sólo su segunda aparición como pareja de bridge.

Con un match para finalizar, el equipo Esterson podía ser superado si los jugadores de Janet de Botton los derrotaban por un margen significativo.

Norte-Sur vulnerables, Norte dador:

mano-zia

En ambas mesas la subasta fue la misma: dos pasos y Sur abrió de 1NT fuerte, una investigación usando la Stayman por Norte, dio pruebas de las espadas de Sur y una conclusión en 3NT por Norte. Eso fue bastante irritante para los Oeste’s, que sabían que Sur tenía espadas largas y que Norte tenia corazones largos, lo que no era un buen augurio para un ataque en cualquier palo mayor. Para el equipo De Botton, Oeste puso su fe en el 10 de diamante – Este no había doblado la Stayman de Norte de dos tréboles. No hay duda que Este debía estar contento con la elección de su pareja, ya que había encontrado su mejor palo – pero el declarante estaba más contento que él, ya que cuando Este jugó el rey y regresó un diamante, Sur ahora tenía tres bazas en ese palo. Los tréboles le proporcionaron tres más, y en el final del juego el declarante tomó otras tres bazas en los mayores para anotar 600 para el equipo Esterson.

En la otra mesa, Rasmussen para los ganadores prefirió atacar con el seis de corazones. Este puso el A y volvió el palo, creando dos ganadoras rápidas en Oeste. Sur trató con los tréboles, pero no estaban bien. Él salió del muerto con un corazón, con la esperanza de que Oeste quedara puesto en mano. Oeste no lo estaba – tenía una salida segura de diamante, y cuando en la desesperación Sur hizo la finesse de espadas, se fue tres abajo y perdió 14 IMPs en el proceso.