30Ottawa Citizen – 26 Ago 1953 por Oswald Jacoby

Es agradable informar manos en la que cada lado hace la mejor jugada en cada vuelta. Desafortunadamente, sin embargo, pocas manos se juegan bien, incluso en los círculos de expertos. La locura de hoy, por ejemplo, se llevó a cabo en un famoso club de Nueva York. Todo el mundo en el juego eran jugadores experimentados, por supuesto, y dos de ellos eran reconocidos expertos. La subasta fue impecable.

Salida: Q

Sur llegó a un contrato muy razonable, y debería haberlo hecho. Oeste salió con la dama de trebol, que ganó la baza. Si hubiera cambiado a un triunfo, se habría asegurado la derrota del contrato. Oeste tenía miedo, sin embargo, que Sur tuviera el as de diamantes – en cuyo caso sería de vital importancia para los defensores que ganaran todas las bazas posibles en los palos negros antes de entregar la mano. Este es el tipo de error que un experto puede llegar a cometer.

No había manera que Oeste supiera que Sur tenía espadas largas en lugar del as de diamantes. Cuando Oeste continuó con el valet de trebol en la segunda baza, Sur debería haber cumplido su contrato. Sur, sin embargo, encontró la manera de cometer un error inexperto. Después de fallar la segunda ronda de trebol, Sur jugó un triunfo hacia el muerto, con el fin de jugar una espada hacia su propia mano.

Cuando Sur puso el rey de espadas, Oeste ganó con el as y no cometió más errores. Jugó una segunda ronda de triunfos, a fin de despejar de triunfos al muerto. Ahora Sur tuvo que perder una segunda baza de espada, además de un diamante y un trebol. El error de Sur, por supuesto, es obvio. Después de fallar la segunda ronda de trebol, Sur debe jugar de inmediato el rey de espadas. Oeste puede hacer el as de espadas y puede jugar un triunfo, pero el muerto todavía tiene un triunfo para fallar la tercera ronda de espadas.