Ottawa Citizen – 26 Feb 1987 por Ted Horning

La columna de ayer mostró cómo los expertos pueden cometer errores al igual que otros jugadores no tan experimentados. Hoy les contaré una mano en la que se produjo un desastre evidente. Como se puede ver, incluso en el nivel de expertos, los malentendidos en la subasta (la mayor fuente de errores de los expertos) están lejos de ser algo raro.

Sur dador NS vulnerable

Apertura: 3

La subasta comenzó de una manera razonablemente natural. La re-declaración de Norte de 2 fue cuarto palo forcing. Esa es una convención utilizada por muchos jugadores para mostrar una mano al menos forcing game. El cuarto palo, como un forcing artificial, se utiliza generalmente por dos razones. El primer objetivo de esta convención es para una mano como la de Norte… Norte tiene los valores como para jugar game frente a una mano con apertura.

Él no sabe, sin embargo, cual game puede tener las mejores posibilidades de éxito. Tres sin triunfos y cuatro corazones son los contratos finales más probables desde el punto de vista de Norte, pero cuatro espadas y cinco tréboles son también posibles games. El cuarto palo le da espacio a Sur para que describa con más detalle su mano, y asi Norte puede tomar una decisión mas inteligente.

Sur siguió con un salto a tres corazones. Como él ya había nombrado dos palos, su salto fuerte en el tercero, sugeria, ya sea un singleton o un fallo en el cuarto palo, los diamantes. Con todas sus cartas trabajando, Norte decidió invitar a slam e hizo un cue-bid de espadas para mostrar su as de espadas. Esta declaración causó mucha confusión.

El otro propósito del cuarto palo forcing es para una mano con un gran fit en uno de los palos del abridor, pero una mano simplemente demasiado buena como para declarar el game. Sur creyó que Norte estaba haciendo una invitación a slam en espadas. En consecuencia Sur declaró el slam en espadas.

Como se puede ver, seis corazones están tendidos, mientras que seis espadas, como están las cartas, se va abajo. De hecho seis espadas se fueron 4 abajo después que la defensa jugó dos ruedas de diamantes. El declarante falló y trató de destriunfar. Como las espadas estaban 4-2, la mano se hizo pedazos, Sur comenzó con los corazones pero Oeste falló el segundo corazón y cobró tres diamantes más. Así que los expertos tienen sus desastres en la subasta como cualquiera. Lo que los hace expertos es que estos malentendidos son poco frecuentes y se resuelven para evitar la recurrencia.