Las personas contra las que juega…nunca cometen errores?

Muchos declarantes parecen creer que sus oponentes tienen la capacidad de ver a través de la parte posterior de las cartas. Por lo tanto, obstinadamente persiguen una línea legítima, pero poco prometedora, de juego, excluyendo una alternativa que fallaría en contra de una defensa viendo las cuatro manos, pero que le daría a los defensores una muy buena oportunidad de equivocarse.

 8 7 5
 Q 9 5
 A 10 9 2
 8 6 3
 
 A K J 3
 A K J 8 2
 7 6
 Q 5

Jugando match-points (parejas) Sur abrió de 1 y Norte hizo un dudoso apoyo a 2. Con la esperanza de obtener una ventaja en el juego, Sur dijo unos engañosos Tres Diamantes y pasó cuando Norte dijo tres Corazones.

Oeste salio con la Q y Este alentó con el 6. El contrato estaba asegurado, pero Sur quería una sobre baza. Tal vez le gustaría planear su juego antes de seguir leyendo. Parecía probable, a partir de la jugada de la primera baza, que Este tenia 10xxx y Oeste Qx. Si Este tenia 10962 específicamente, entonces el 3 podía hacerse bueno por vía de la finesse. Eso necesitaría de dejar correr el 8 del muerto en la segunda vuelta del palo y perdería inmediatamente si Oeste originalmente tenia Q9. Alternativamente, el declarante podía dar dos vueltas de triunfo y tratar de fallar la espada perdedora. Esto tendría éxito si Este, además de cuatro espadas, tuviera tres triunfos o que Oeste no fuera capaz de fallar la tercera ronda.

Cada una de estas jugadas es técnicamente sólida. Un jugador reflexivo podría aspirar a mejorar sus posibilidades jugando un trebol del muerto en una etapa temprana. Si esto se podía aflojarse dándole la mano a Oeste, sin duda Oeste continuaría con una espada en respuesta a la señal de su pareja y eso por lo tanto aclararía la posición de las espadas.

Cual fue su plan? Si simplemente jugo triunfos y se basó en descartes defectuosos, usted mostró mejor apreciación que si hubiera seguido alguno de los planes mencionados anteriormente.

¿Por qué debería confiar en que Este descarte erróneamente? Porque usted sabe, y Este NO, que la salida fue de un corto. Este no tiene ninguna razón para sospechar que la salida no era una salida normal desde un palo encabezado por la Dama y el Jack. Como el tendrá tenencias que cuidar en los otros dos palos, con seguridad se puede esperar que él descarte una espada. En la baza dos, por lo tanto, juegue el as de triunfo y luego un pequeño triunfo a la Dama. Si Oeste deja caer el 10 en la segunda ronda, juegue a fallar una espada. De lo contrario, corra los triunfos.

He aquí otro ejemplo de la adopción deliberada de una línea técnicamente inferior de juego; más avanzada, tal vez; pero no difícil de seguir:

 A 8 2
 A K Q 7
Q 6 4
 K 6 3
 
 J 7 3
 9 6 5
 A 8 3 2
 J 8 7

Sur juega 2NT y Oeste sale con el 4, el as del muerto gana la segunda vuelta. Como sigue?

El Declarante podría jugar los corazones y seguir jugando una espada, esperando encontrar algun tipo de puesta en mano. Este plan tiene pocas chances, ya que el muerto no puede permitirse un descarte en la decimotercera espada y la mano se convertiría en fácil de defender. Un diamante al as y vuelta a la dama tiene perspectivas insignificantes. Si Oeste tiene el K va a jugarlo, cobrar sus espadas y salir de la mano. Todavía quedan dos tréboles a perder. Una jugada legítimamente mejor seria un diamante chico de cada mano. Esto asume que los corazones están bien, habilita 8 bazas si cualquiera de los opps tiene el K doubleton y Oeste tiene el A con algunas chances adicionales.

Una alternativa atractiva, parece ser un pequeño trebol del muerto al Jack del declarante. Sin duda, esto establecerá una baza de trebol inmediata si Este tiene la dama y Oeste tiene el as y podría ser posible jugar una tercera ronda de trebol en una etapa posterior, con la esperanza de forzar una salida debajo del K. Sin embargo, este plan falla si Este descarta correctamente y Oeste hace la vuelta justa después de cobrar su última espada.

Sur encontró otra manera. En la baza de tres jugo el K del muerto y los dos defensores solemnemente jugaron chico. Siguió un pequeño trebol al Jack y esto, también, gano baza.

Oeste, por supuesto, tenia Axx de tréboles y en la jugada del rey del muerto decidió que el declarante tenia Q10xx o QJxx, en cuyo caso aflojar podía ser necesario. La jugada de la segunda vuelta de trebol pareció confirmar que Sur tenia QJxx.

La mano completa era:

 A 8 2
 A K Q 7
Q 6 4
 K 6 3
 Q 10 6 4
 J 4 2
 10 7 5
 A 9 3
   K 9 5
 10 8 3
 K J 9
 Q 10 5 2
 J 7 3
 9 6 5
 A 8 3 2
 J 8 7

Oeste debería haber pensado un poco mas. No, quizás, cuando se jugo el K, ya que podría haber sido importante no mostrar la posición del as. Pero no podía hacer daño, parar y pensar sobre la siguiente baza y Oeste entonces se hubiera dado cuenta que podía ser un error no tomar con el as. Con la Q y el A o K al declarante no se le podían negar sus bazas de trebol ya que el honor de diamantes proporcionaría una entrada a la mano cerrada.

Y si el declarante no tenia el A ni el K, los defensores tenían 6 bazas para ellos. Esto no quita el buen juego de Sur, ya que incluso si no hubiera conseguido su contrato de esta manera espectacular habría tenido otra marca para su pistola. Si cualquier defensor gana el K y cobra las espadas, el defensor que queda con la salida puede pensar que es el momento de atacar los diamantes. Desde su punto de vista, el declarante ahora podría tener tres bazas de trebol cuatro corazones y una espada.

Una salida de diamante debajo del Rey permitiría que se gane en el muerto y se juegue un trebol, creando la octava baza si Este tiene la Q. En general, el juego del declarante ilustra el principio que donde hay una selección de palos sobre los que jugar, es mejor elegir el palo en el que las bazas están, o pueden estar, ya disponibles para los defensores, en lugar de abrir un palo en el que el declarante tiene las cartas altas.