Ellensburg Daily Record – 11 Jul 1956

Fuente: Blackwood on Bridge – Third Hand Play Is Often Most Important, Often Hard to See

Sur dador Nadie vulnerable

2 espadas = fuerte

Cuando tiene una selección de jugadas, llega a veces a la conclusión rápida de que no hay ninguna diferencia sobre cuál elige? Tal conclusión rara vez es correcta. A menudo la ventaja de una jugada sobre otra es difícil de ver. Pero vale la pena hacer un buen intento en el diagnóstico de cada situación, teniendo la idea en mente que su decisión va a hacer una diferencia en el resultado final.

Hay problemas de este tipo, peculiares a cada una de las cuatro posiciones en la mesa. En la siguientes columnas quiero mostrarles algunos problemas de la tercera mano, es decir, el tercer jugador que jugará una baza.

Algunas Ventajas

Incluso en la primera baza, la tercera mano tiene algunas ventajas que el salidor no tiene, el tercer jugador ha tenido la oportunidad de mirar el muerto y también ver dos cartas que ya han sido jugadas. Por supuesto hay un jugador (el declarante) que jugará la baza después de él. Debe estar alerta para aprovechar lo que puede ver. No puede permitirse el lujo de ser descuidado o depender de viejas y desgastadas máximas para sus decisiones.

Mire lo que le pasó al Sr. Abel en la mano de hoy. La señora Keen salio con un pequeño triunfo y él automáticamente jugó su dama (tercera mano alta, ya sabe). El Sr. Dale ganó, cobró su as y el rey de corazon y falló un corazón en la mesa.

No Sobre-fallo

Volvió a su mano con el as de trebol y falló su último corazón. Tenga en cuenta que el Sr. Abel estaba impotente para sobre-fallar.

Yéndole mucho mejor de lo que esperaba, el señor Dale ahora jugó un diamante a su rey, perdiendo contra el as. La vuelta fue un trebol y él falló, destriunfó, cobró la dama de diamante e hizo su contrato.

Había ganado dos corazones, un diamante, un trebol y no menos de seis triunfos.

¿Qué pensó el Sr. Abel que ganaría al jugar la dama de espada en la baza uno? ¿Pensaba que su compañero había salido de tres triunfos al valet? Extremadamente improbable en esta subasta. . . ¿Acaso creía que ella había salido del rey doubleton de triunfo? Extremadamente improbable usando el sentido común.

Si hubiese jugado un triunfo chico, podría haber sobre-fallado al muerto en la cuarta jugada de los corazones y después de eso el Sr. Dale hubiera encontrado que era demasiado duro hacer 10 bazas.