Pittsburgh Post-Gazette – 10 Jun 1988

Ambos vulnerable. Oeste dador.

Salida: ?

Escuche la subasta. Si le informa que los oponentes tienen las bazas casi suficientes para hacer su contrato, evite hacer una salida que pueda regalarles una baza. El doblo de saque de Norte, seguido por un salto en un palo nuevo al nivel tres mostraron una mano que espera hacer casi 9 bazas ella sola. Aunque no es 100 por ciento forcing, Sur decidió convertir a tres sin triunfo por la fuerza que le daba su stopper en el palo de apertura.

Sentado en Oeste estaba uno de los conferenciantes más populares en los cruceros de bridge de la Royal Viking Line, el internacional Ron Von der Porten. El temía, con razón, que una salida de un diamante chico le presentaría al declarante la baza para cumplir el contrato, por lo que optó por buscar otro palo para su salida.

El decidió que la carta menos probable para costar una baza era el rey de espadas! El declarante ganó con el as y corrió seis bazas de corazon, descartando tres espadas y un trebol de la mano. Este hizo un eco en trebol y también descartó una espada y un diamante mientras que Oeste soltaba tres diamantes.

Sur todavía podría haber hecho el contrato jugando una espada, pero, convencido de que Oeste había comenzado con K-Q-10 de espadas, ni siquiera se le cruzó por la mente. En cambio, se decidió por un diamante a la dama. Von der Porten tomó con su rey y continuó su excelente defensa jugando el rey de trebol. Esto le aseguró a los defensores cinco bazas-una en cada palo negro y tres diamantes cuando Este fue capaz de conseguir un diamante a través del J-9 del declarante.

Mientras admiramos el juego de Oeste, no nos olvidemos de Este, por haber señalado el palo de trebol para mostrar que tenia una carta alta en ese palo.