St. John Daily Sun – Mar 6, 1906 

Las mujeres juegan al bridge por dinero; se sabe que algunas lo juegan por apuestas realmente altas. En vista de todo lo que últimamente se ha dicho sobre el juego del bridge whist se publico lo siguiente en el New York Sun:

Fue hace dos o tres años que varios clérigos de Nueva York salieron a denunciar desde el púlpito la repentina pasión desarrollada por las mujeres por el whist bridge. Domingo tras domingo las mujeres escucharon denuncias de la locura por el bridge y continuaron jugando al bridge. Ellas han seguido jugando al bridge, pero los sermones de denuncia han cesado – se han detenido de manera tan completa que muchas personas han sentido curiosidad por saber si el bridge whist ha detenido sus jugadas, si su popularidad está disminuyendo, o si las mujeres han transferido sus afectos a algún otro juego de cartas como skat o quinientos, por ejemplo. Naturalmente, la gran cantidad de profesores de bridge en Nueva York, se ríen de estas sugerencias, pero uno podría pensar que ellos tiene una visión imparcial del tema. La evidencia más confiable viene dada por las mujeres modernas de Nueva York, que están de acuerdo en decir que las garras del bridge en la sociedad están cada vez más firmes y que su estar de moda durante la Cuaresma de este año será muy superior a todo lo logrado en el pasado.

«Sin lugar a dudas, tarde o temprano su practica se verá obligada a retroceder, pero hasta ahora no hay ninguna señal de eso,» remarcó una de las mujeres. «El bridge es ahora una noticia vieja, por lo cual no se habla tanto como cuando por primera vez fue considerado por la sociedad como una moda. Pero se juega más duro y más constantemente que nunca». Cada hora libre está llena de bridge. Uno no puede escapar del bridge. No recibo un correo que no me traiga una invitación para jugar en la casa de alguna de mis amigas – a la mañana, o después de la comida, de 3 a 5 ó 6 de la tarde, o después de una cena. «En lugar de sólo las mujeres abiertamente homosexuales, las mariposas, que eran las que al principio lo jugaban, ahora muchas mujeres jóvenes, que al principio pensaban que era un pasatiempo de matrona, están tomando lecciones y estudian bridge más duro de lo que nunca estudiaron cualquier otra cosa en su vida. Una de las mejores jugadoras de bridge en la sociedad es una mujer soltera que tiene 30 años. «Oh, no, todas las mujeres en la sociedad no juegan por dinero. Es cierto que hay siempre premios de algún tipo, pero eso no es jugar por dinero. Sé de partidos del domingo por la tarde donde ni hay premios».

Las jugadoras de bridge de la sociedad, es decir, prácticamente todas las mujeres que no están paraliticas o ciegas, se pueden dividir en tres clases – las que están dispuestas a jugar por apuestas altas, las que juegan por solo pequeñas apuestas, las que no quieren jugar por dinero en absoluto , pero juegan por premios. «Al principio no se conocía generalmente quién era quién, y se perdía el tiempo en el envío de las invitaciones. Ahora, por el contrario, todas sabemos muy bien cómo son nuestras amigas, y que mujer se resiste a algo mayor que un cierto valor de apuestas, y ya no se las invita a ciertos eventos . Tampoco una mujer que sólo juega por premios recibirá una invitación para jugar en un juego por apuestas de dinero. Es demasiado tedioso, ya sabe, tener una mesa con alguien que tiene escrúpulos incluso por el límite de un centavo. «Sí, la gran mayoría de las mujeres juegan por apuestas de dinero pequeñas. Existen muchos cuentos que de vez en cuando las mujeres juegan a puerta cerrada por apuestas más altas, pero son producto de la imaginación.»

«He oído hablar de un caso en el que a una invitada, bastante nueva en el juego, pero no del todo contraria a jugar por dinero, se le preguntó» esta bien jugar a 25 para ti?  Ella, sonriendo, asintió, pensando en 25 centavos, y no fue hasta que alguien comentó sobre la cantidad de sus ganancias mas tarde, que se enteró que estaba jugando a $25. «Cuando un número de mujeres se reúne para jugar por plata, casi invariablemente, es por poca plata, y en cuanto a las pérdidas y ganancias, la mayoría de nosotras salen hechas». «Hay excepciones, sin embargo. La empleada de una afortunada jugadora, que no es millonaria, le contó a mi empleada que su señora hizo lo suficiente en el bridge el invierno pasado como para pagar todos sus vestidos, y ella es de gastar. «Algún día el bridge puede cansar a la sociedad. Pero hoy vivimos y respiramos bridge; incluso vamos tan lejos como para renunciar a las barreras sociales con el fin de conseguir una jugadora. Las personas pueden llegar a conseguir entrar a casas cuyas puertas de otro modo siempre les permanecerían cerradas.

«Al principio no estuve de acuerdo con todo esto, pero un día en el último momento me enteré que una invitada que esperaba había caído enferma y no podía venir. Eso significaba, por supuesto, que carecía de un sustituto para las otras invitadas. «Llamé por teléfono a media docena de mis íntimas pero fue en vano. Estaba desesperada ‘¿Qué voy a hacer?’ en la sexta llamada del teléfono me indicaron que invitara a la señora Blank. «Nunca’, grité y colgué el receptor. Un minuto más tarde llamé a la señora Blank, a la que invité en mi tono más suave a jugar al bridge a las tres, y escuché como aceptaba encantada. Después de cortar, me senté y lloré de rabia, «Ella jugó lo suficientemente bien como para llevarse la mayor parte de las apuestas de la mesa, y me sorprendí a mí misma deseando que ella fuera mi compañera en lugar de la novata que me había caído en suerte».

«La manera más segura de ser impopular en esta sociedad es resistirse a jugar por dinero. La palabra apuesta no está asociada con el bridge. Digale a cualquier mujer que juega a un límite de cinco centavos que ella esta apostando y se pondra furiosa.» » ¿Cómo hacen los nervios de la mujer promedio para soportar la tensión de tanto bridge?», se le preguntó a una mujer de frágil figura y que es una de las jugadoras de bridge más entusiastas.» En general muy bien «, dijo.» No puedo decir que jugar al bridge en todas las horas libres es especialmente relajante para los nervios, y tampoco estoy de acuerdo con las tristes personas que predicen una era de postración nerviosa si la ola de popularidad del bridge continua. Cuando le preguntaron a un maestro de bridge socialmente elegido si no había indicios de que la popularidad del bridge estaba en decadencia, contesto: «¿en decadencia?» «Mira si estará en decadencia.» se rió su esposa, quien también enseña bridge «, no podemos responder a las demandas por lecciones.» El deseo de jugar al bridge se extiende por este país y en otros países. Aquí tiene una carta de Polonia, en la que nos solicitan permiso para traducir el libro de mi marido».

«Con el fin de satisfacer la demanda de clases en este país estamos dando clases por correspondencia. Ya hemos enviado 1300 de la serie de lecciones.» «Nadie puede predecir, lo que puede pasar en el futuro», prosiguió el profesor cuando su esposa se detuvo «, pero una cosa es cierta, que los círculos superiores de la sociedad de Nueva York apenas hacen algo que no incluya jugar bridge. El juego se suma en las cenas, en los almuerzos, los clubes se llenan en las tardes «Antes la gente solía sentarse aburrida después de la cena, ahora juegan al bridge; y las niñas, así como sus madres participan y disfrutan del juego. «» ¿Es, cierto que, como un hombre de club nos comentó hace mucho tiempo, no hay mas media docena de mujeres en Nueva York que juegan muy bien al bridge? «» Tonterías, «fue la respuesta contundente.» Podría nombrar docenas de muy buenas jugadoras entre las mujeres de la sociedad a las que he enseñado. La mujer promedio, de hecho, juega mejor que el hombre medio, ya que ella practica bastante más porque tiene más tiempo para jugar. «Las mujeres estadounidenses están entre las mejores jugadoras de cartas en el mundo». «Acaso las mujeres de Nueva York no juegan apuestas más altas que antes?» «No que yo sepa. Por lo que veo y oigo el límite de cinco centavos es el más popular entre las mujeres.» «Por supuesto», comentó la esposa del experto, «se puede perder y ganar mucho dinero, incluso con un límite de cinco centavos.»