Fuente: The story of Too-Tall Tex por Eddie Kantar

Eddie Kantar
Eddie Kantar

Érase una vez un jugador de bridge que llamaban Too-Tall Tex (Demasiado alto Tex). Tex era tan alto que podía mirar fácilmente hacia abajo, ver las manos de sus oponentes y asi ver todas sus cartas. No pasó mucho tiempo para que Tex averiguara que él carteaba mucho mejor al bridge cuando sabía como estaban ubicadas todas las cartas honores que le faltaban… antes de empezar a jugar la mano. Too-Tall Tex nunca perdia una finesse!

En una mano particular, Too-Tall Tex (sentado en Sur) sabia por la subasta que su equipo podia tratar de hacer  12 o 13 bazas. Tex tenia miedo que su partner, Norte, no tuviera el K por lo que él iba a necesitar de una finesse para hacer todas las 13 bazas.

Too-Tall Tex no queria comprometerse a las 13 bazas, hasta hacer una pequeña investigacion. Asi que Too-Tall Tex salió en una misión de exploración en busca del K.

Oeste que conocía muy bien Too-Tall. Mientras Tex estaba en su busqueda, Oeste, que tenia el K9 doubleton escondió el 9 entre sus treboles, para hacerle creer a Too-Tall Tex que tenia el K singleton.

Cuando Tex vio que el K estaba singleton, penso que tenia todas las bazas en la bolsa y rapidamente declaro el Grand Slam.

La salida de Oeste fue la Q, que Tex ganó en el muerto con el K.

En la baza dos, Tex jugó el A, esperando ver caer el K de Oeste. Cuando, en cambio, Oeste puso el 9, Too-Tall Tex se alejó de la mesa, gritando, «No puedo jugar en una mesa con tramposos!»