Fuente: A Dummy Reversal by Lenz By Charles Goren

La subasta parecería agregar clarividencia a los muchos talentos de Lenz, ya que declaró un Grand Slam sin un as en la mano. Pero las voces de Norte le revelaron claramente los tres ases que necesitaba, y Sur por si mismo con su fallo tan conveniente podía hacerse cargo de la primera baza en corazon. Por lo tanto, cuando por fin Norte se decidió a proclamar su apoyo de espada, Sur decidió ir por todas las canicas.

Oeste abrió el fuego con el J. Sur fallo esta baza y contó el resto de las bazas que se podían ganar fácilmente. El total llegó a 12: cinco bazas de espada, seis bazas de trébol y el as de diamantes. La carta numero 13 que tercamente se mantenía para ser cuidada era un pequeño diamante adicional en la mano del Sur.

Obviamente, el Grand Slam podía hacerse sólo si uno de los triunfos del muerto podía hacerse cargo de ese diamante perdedor. Sin embargo, dado que las leyes del bridge son siempre las mismas para el Sr. Lenz como lo son para cualquier jugador ordinario, hay una penalidad a ser pagada si se falla un palo al cual no se está fallo. Al menos tres vueltas de triunfo tendrían que darse antes que Sur pudiera descartar de forma segura los diamantes del muerto en sus tréboles, y en ese momento el muerto ya no tendría más triunfos para fallar diamantes. Sin embargo, Lenz pudo encontrar una forma más útil e ingeniosa para que un triunfo del muerto cuidara de su perdedora de diamante.

No requirió de magia negra. Después de fallar la salida inicial, un diamante al as del muerto dejó que el declarante fallara otro corazón. A continuación, Sur cobró el rey de espadas y jugó una espada a la dama del muerto. Un tercer corazón fue fallado con la espada restante de Sur, volvió al muerto con un trebol, y, mientras que el as de espadas le sacaba el ultimo triunfo a Este, también se encargó de proporcionar un lugar de estacionamiento adecuado para el diamante restante de Sur. Los tréboles eran buenos como para reclamar el resto de las bazas.

Baza extra: La jugada que Lenz utilizó para materializar la baza adicional para su grand slam se denomina «muerto invertido«. Pocas veces es exitoso usar los triunfos en la mano larga a triunfo para fallar; con excepción de que esto pueda afirmar un palo largo en el muerto, fallar en la mano larga normalmente no añade ninguna baza al total de bazas que usted puede ganar. La excepción es el caso que se ilustra aquí, donde usted es capaz de llevar la mano larga de triunfo hasta una tenencia de un menor número de triunfos que con la que comenzó la mano opuesta (la mano corta a triunfo) y posteriormente utilizar lo que al comienzo fue la mano más corta para sacar los triunfos que aun están afuera.