Unas Simples Jugadas de Seguridad por Dr. Paul Stern

Print Friendly

Foto: Equipo de Austria ganador del 1937 world championships: Karl Schneider, Hans Jellinek, Edouard Frischauer, Paul Stern (captain), Josephine Culbertson (US), Walter Herbert, Helen Sobel (US), y Karl von Blöhdorn.

The winning Austria open team at the 1937 world championships: Karl Schneider, Hans Jellinek, Edouard Frischauer, Paul Stern (captain), Josephine Culbertson (US), Walter Herbert, Helen Sobel (US), and Karl von Blöhdorn. Missing: Udo von Meissl.
Print Friendly
Paul Stern

Paul Stern

Dr. Paul Stern (1892-12 de junio de 1948): abogado y diplomático, fue un jugador internacional de bridge austríaco que huyó a Londres en 1938. Fue un teórico de la subasta y un administrador que contribuyó al crecimiento temprano del juego. Fundó la Federación de Bridge de Austria en 1929, y fue su primer presidente.

La situación que se ilustra en la siguiente mano es bastante común, pero ¿cuántos declarantes conocen la jugada de seguridad que se debe utilizar?

  9 7 6
10 7 4 3
K 7 2
A 10 3
 
2
Q J 9 8 6
A 8 6 3
9 5 2
  Q J 8 4
K 2
10 9 4
J 8 7 4
  A K 10 5 3
A 5
Q J 5
K Q 6
 
     

El contrato es 4 por Sur, y Oeste sale con la Q.

Cuando se tiende el muerto el declarante debe, como siempre en un contrato a palo, contar sus perdedoras. Debe conceder un corazón y una baza de diamante, por lo que no puede permitirse el lujo de perder más de una baza en triunfo. Con cualquier división 3-2,  Sur se encuentra en terreno seguro; su único temor es que un oponente tenga cuatro triunfos, incluyendo la Dama y el Jack. Si Oeste tiene esa tenencia, obviamente, deben perderse dos bazas, pero si están en la mano de Este una jugada de seguridad sencilla le impedirá hacer más de una baza.

En la baza 2 el declarante debe jugar el K. Cuando ambos defensores siguen el palo, se entra al muerto con el A y se juega el 7. Si Este juega el 8, Sur cubre con el 10; Oeste descarta, y Este ahora solo podra hacer solo uno de sus triunfos.

Si se juega el A en la baza 4, inevitablemente se pierden dos bazas de triunfo. Noten que la jugada del 10 no cuesta nada. Si Oeste gana con un honor, solo queda un triunfo en manos de Este-Oeste, y cae debajo del as. Este no puede mejorar su jugada, si él jugara el J cuando se parte del muerto con el 7, el declarante gana con el A y juega un triunfo chico al 9, forzando la Q, y el 10 de Sur se hara cargo del triunfo que aun queda afuera.

Otra posición típica del palo de triunfo se muestra en la siguiente mano.

NORTE: K Q 5 4 Q 9 7 6 7 2 ;  A J 2 

SUR       : A 7  A K 2 9 Q 9 8 6 5 4 3

Norte-Sur han declarado el slam en trebol y Oeste sale del K, seguido de la Q, que Sur falla. El destino del contrato depende de no perder ante el K. Las probabilidades favorecen enormemente la finesse, ya que la posibilidad de encontrar el K seco en Este es remota.

Pero ahora viene la pregunta: ¿qué carta debe jugar Sur en la baza 2? La Q, el 9, o un trebol chico?

Supongamos que usted juega el9 o el 3. Oeste juega el 7, y se hace la finesse con el J del muerto. Gana la baza—pero Este descarta, y ahora a Oeste aun le queda la tenaza del K 10  detras de su Q, y UD se va a abajo.

Pero que hubiera pasado si jugaba la Q? Si Oeste cubre o no cubre, UD hace todas las bazas. Si cubre, el A del muerto gana y Este descarta; simplemente UD vuelve a su mano y hace una segunda finesse contra el 10. Si Oeste juega chico, la Q hace la baza, y una vez más la jugada de seguridad ha funcionado.

Aunque mi tercer ejemplo se produce con frecuencia en diversas formas, no es exagerado afirmar que 95 de cada 100 jugadores no saben manejar correctamente la situación.

  K J 5 3
K 7 6
A 4 2
K Q 3
 
2
J 10 9 3
Q 10 8 3
J 9 8 4
  Q 10 8 4
5 4
J 9 7 6
10 7 2
  A 9 7 6
A Q 8 2
 K 5 4
A 10 5
 
     

6 son fáciles de declarar.

Oeste sale del J, Sur gana y juega el A; cuando ambos oponentes siguen el palo, juega el 6, y la horrible verdad se revela: Este ahora va a ganar dos bazas en triunfos. Sur muestra su disgusto de varias maneras, dependiendo de su temperamento y sus modales, pero la queja habitual es “… Esto solo puede sucederme a mí, cuatro triunfos en la mano equivocada”, o, alternativamente, “Lo siento, partner, en contra de esta distribución sólo un clarividente hubiera hecho el contrato “. A menudo es el destinatario de una conmiseración educada, sin embargo el juego correcto habría aterrizado en el slam cumplido.

La jugada de seguridad es fácil si se la conoce y no se olvida de usarla en el momento crítico. El juego correcto es salir jugando chico hacia el rey del muerto. Si ambos oponentes siguen, su contrato esta asegurado, y no hace ninguna diferencia cual de los opositores tenga Q 10 8 4. Trate de continuar por si mismo. Una palabra más. El juego de los triunfos no se altera si el muerto tiene K J 3 y el declarante A 9 7 6 5 o una combinación similar.

Esta entrada también está disponible en: Inglés

Comments are closed.