Un Grand Slam en NT sin un As por Charles Goren

Print Friendly

Para un jugador de bridge solo hay una cosa más frustrante que declarar un grand slam en sin triunfo y carecer de uno de los ases y eso es tener un as contra de un grand slam a NT y nunca hacer una baza con él.

By Charles Goren
On 18 enero, 2014 At 18:16

Category : Navegando por Internet
Tags : ,

Responses : Comments are off for this post

Goren, Charles (Small)
Print Friendly
Charles Goren

Charles Goren

Extraido del articulo How Good Are You? por Charles Goren para Sports Illustrated. Quizas el primer articulo de bridge escrito para esta revista por Goren.

Al asumir esta tarea como periodista de bridge, estoy cumpliendo con una ambición de toda la vida. En momentos en que la mayoría de los muchachos anhelan crecer para ser policías, se apoderó de mí un ardiente deseo de convertirme en un periodista deportivo, un impulso que creció de manera irresistible cuando se hizo evidente que me faltaba el talento para convertirme en un competidor exitoso.

Hasta ahora, lo más cerca que estuve fue cuando era estudiante en la Universidad de McGill (donde, más tarde, cuatro señoritas me llevaron a jugar mi primer partida de bridge). Me habían asignado para cubrir uno de los partidos de hockey sobre hielo mas importante de la temporada. Mi elección para esta tarea fue de una sabiduría dudosa, porque yo nunca antes había visto mas que un cubito de hielo.

Tengo un vago recuerdo de contar ese espectáculo como si fuera el desfile de Pascua, pero me decepcionó cuando una lectura minuciosa de las próximas ediciones no reveló ni rastros de mi obra maestra en las columnas de deportes o en cualquier otro lugar. Cuando me armé de valor para preguntar si mi historia era mala, el editor me consoló diciendo. “No está mal del todo, Goren. De hecho, estuvo razonablemente bien, a pesar de que no tenía ninguna relación con el hockey.”

En los últimos años he tratado de trepar hasta la página de deportes, señalando a los testarudos redactores deportivos que el bridge tiene sus héroes, sus hinchas furibundos y sus mariscales de campo, además de un elemento competitivo feroz igual al que se encuentra en el más activo de los deportes. Ellos siguieron publicando notas sobre la mesa de billar, la mesa de ping-pong, hasta de la mesa de ajedrez…Pero de la mesa de bridge? No, eso sería para ellos llevar las cosas demasiado lejos.

Por fin, usando la pluma de Somerset Maugham como un trampolín, estoy a punto de saltar la barrera que ha mantenido el contract bridge alejado de la página de deportes que es donde realmente pertenece. Confieso que tengo un poco de miedo escénico, pero tengo la intención de escribir sobre el bridge como un deporte y espero reportar cualquier cosa que yo crea que el lector encontrará divertido.

Hal Sims

Hal Sims

De vez en cuando voy a profundizar en mis archivos personales para una mano no publicada de la naturaleza de la que hoy les presento. Fue jugada por Hal Sims, y la historia ha sido presentada bajo el título “La Mano es Más Rápida que el Ojo.” El torneo en el que se jugo esta mano fue un Campeonato Nacional Norteamericano en Asbury Park, Nueva Jersey-y produjo una  pelea a puñetazos entre Sims y otro de los principales pesos pesados del juego.

Para un jugador de bridge solo hay una cosa más frustrante que declarar un grand slam en sin triunfo y carecer de uno de los ases y eso es tener un as contra de un grand slam a NT y nunca hacer una baza con él. En esta mano notable, Oeste fue víctima de la magia de Sims… Pero primero de todo fue víctima de su propia codicia.

 

A K J 4
K Q 10 4 3
6
J 5 3

 

8 7 6 2
8 7 5
J 8 4 3
8 7

 

Q 10 9 5 3

A 10 9 7 2
9 4 2

 


A J 9 6 2
K Q 5
A K Q 10 6

 

Con ambos lados vulnerable, Sim en Sur era el dador. La subasta fue:

West North East South
      1
Pass 3 Pass 3
Pass 6 Double 6NT
Pass 7NT Double Pass
Pass Pass    

Quizas el cuebid en espadas de Sur fue poco sabio,  especialmente en vista del extraño salto de su compañero a 6, y su declaracion realista de un grand slam después que Sims dijo 6NT, tratando de librarse del contrato de 6.

Este fue culpable de avaricia cuando dobló los 6 y tuvo que pagar un alto precio por ello. Por el sonido y la furia de los doblos de Este, la salida a espadas de Oeste fue totalmente lógica.

Sims contó 12 bazas: 5 corazones, 5 treboles y dos espadas. Una finesse exitosa a espadas podia producir la 13ava baza—pero eso era imposible… Sims tenia que encontrar otra forma de sacar un conejo del sombrero.

Gano la salida con el A y adelanto el K, descartando diamante de la mano. Luego, jugando con rapidez, como siempre lo hacía, Sims cobró sus cinco bazas de trebol, descartando una espada y el diamante solitario del muerto. Ahora estaba listo para el abracadabra. Cobró su as de corazón, “y a propósito-lease accidentalmente” jugo el 4 del muerto. Jugó su J, retomandose con la Q del muerto. Y continuó jugando los corazones del muerto hasta que puso sobre la mesa el humilde 3.

 

J
3

 

8

J

 

Q

A

 


2
K
 

 

Este sabia, desde ya, que Sur aun tenia otro corazon. Tambien sabia que Sur no tenia espadas. Asi que tiro su Q para quedarse con el A, esperando que Sur ganara la baza en su mano y entregara su ultimo diamante.

Pero Este habia sacado la vista de la pelota. Cuando Sur jugo su ultimo corazon en vez de ser uno que ganara la baza, lo que hubiera forzado al declarante a entregar un diamante, puso sobre la mesa el misero 2—lo suficientemente chico como para quedar en el muerto y ganar la treceava baza con el J y cumplir el grand slam.

Sería una tarea terrible el recordar todas las 52 cartas en cada mano, y rara vez es necesario hacerlo. Veamos, por ejemplo, cómo Este podría haber concentrado su atención en el dos de corazon.

Después de la primer baza Este podía olvidarse de las espadas con excepción de las que podía ver en la mano de Norte, porque Sur ya habia mostrado estar fallo. Las siguientes bazas eliminan su preocupación por los treboles. Y por los descartes de Sur en la baza uno y dos, era obvio que el único diamante que era importante para Este era su as.

Engaño Hábil

Eso dejaba a su mente libre para concentrarse en los corazones. La razón por la que fue llevado por mal camino, sin embargo, fue que no le parecio importante para él prestar mucha atención al palo de corazon-ya que él no tenía un solo corazón en la mano-. Hasta los mejores expertos de bridge pueden ser tomados por sorpresa por las hábiles tácticas engañosas de un operador como Sims. Es todo muy humano, y esto es lo que hace al bridge muy divertido.

Permítame ofrecer algunas sugerencias que pueden servirle para que UD las use para mejorar su memoria .

Primero: Tome una buena mirada a las cartas que se han jugado, ya que será imposible recuperar lo que no has visto. Concentrese con cuidado en cada baza antes de que la den vuelta, le puede servir para imprimir una fotografía en su mente, una que se puede sacar de los archivos más tarde, si fuera necesario. Sin embargo en muchos casos, se dará cuenta de que no le va a ser necesario .

Segundo: Es el colmo de la futilidad tratar de recordar todas las cartas que se han jugado. Empiece por recordar sólo cual es la carta alta que queda ahora. Supongamos, por ejemplo, las dos primeras rondas de un palo han sacrificado las seis cartas más altas . En lugar de recordar que el as, rey , reina, jota, 10 y 9 ya se han jugado, se puede catalogar la misma información al recordar que el 8 es la carta mas alta que queda.

Tercero: Haga un esfuerzo especial para recordar los descartes. La mayoría de las bazas en el bridge consisten en cuatro cartas del mismo palo. Si se acuerda de esas bazas en las que algún jugador no logra seguir el palo y recuerda cuántas veces se jugo el palo, le será una tarea relativamente fácil calcular cuántas cartas de ese palo que ya se han jugado .

¿Puede entonces estar seguro de que usted se va a recordar que el 3 es alto? Probablemente no. Pero probablemente tampoco UD va a toparse con el tipo de jugador con el que se encontro Este en esta mano.

Esta entrada también está disponible en: Inglés

Comments are closed.