Ultimo Truco por Helen Sobel

Print Friendly

Y aquí un lindo (si se me permite decirlo de mí misma) truco que utilicé contra…

Billy Seamon, Harold Ogust, Charles Goren, Helen Sobel, Rufus Miles, Jr, Peter A. Leventritt, Boris Koytchou.
Print Friendly

Ha leido A Trick or Two y Mas Trucos Tricks by Helen Sobel?

Y aquí un lindo (si se me permite decirlo de mí misma) truco que utilicé contra nuestro principal rival en el National KO Team of Four Championship por la Copa Vanderbilt hace unos años. Charlie Goren era mi compañero y estaba sentado en Este, yo estaba en Oeste. Pobre Sur…

Esta es la mano:

 

3
K 4
A Q 9 7 4 2
A K 6 3

 
A 9 7 5
Q J 10 7 6
K 3
J 10
 
A 8 5 2
10 8 6 5
Q 9 8 5 4
 

K Q J 10 8 6 4 2
9 3
J
7 2

 

Sur era el dador y abrio de 4 lo que finalizo la subasta.

Yo sali de la Q. El K del muerto cubrio y Charlie gano la baza con su A para volver el 2. Yo gane la baza y volvi el J. El declarante gano en el muerto y salio jugando triunfo. Charlie descarto y yo cubri el honor que jugo el declarante con mi as de triunfo, para continuar con el 10, la otra carta alta del muerto gano la baza.

El unico problema que tiene ahora el declarante es volver a su mano para sacar los triunfos que le faltan. Todo lo que tiene que hacer es jugar un palo del muerto, que yo siga, para fallar bajo. Jugo el A como su primer paso, y yo casualmente tire mi K.

Lo peor que se puede decir sobre una equivocacion del declarante en este punto, es que tiene que adivinar al 50-50. Finalmente se decidió y volvio a su mano dando una tercera ronda de treboles. (Obviamente que no podía permitirse el lujo de fallar alto, ya que eso afirmaba automáticamente mi nueve de triunfo). Cuando él fallo el trebol con una carta chica, yo sobre falle para la multa.

Es cierto que si hubiera jugado un diamante chico sobre el A, el declarante podría aún haber tenido algún problema. Pero creo que él se hubiera decidido por una segunda ronda de diamantes para entrar en su mano en lugar de la tercera ronda de trebol. Ciertamente los porcentajes hubieran estado a favor del diamante y, por supuesto, habría ganado la mano. Pero lo inusual de dejar caer un rey en un as, con la reina a la vista, fue suficiente para hacer que se equivocara.

Por cierto que no hubo nada de difícil o de  “juego de azar” acerca de mi jugada. Después de que Charlie mostro su fallo a triunfo, yo sabía que el declarante en la mano…solo tenia triunfos.

Esta entrada también está disponible en: Inglés

Comments are closed.