Perdiendo una Baza gana el Game por Victor Mollo

Print Friendly

Con la selección de las mejores columnas que escribió para un periódico ingles, Victor Mollo ha tratado de pintar un cuadro del desarrollo del bridge en las últimas décadas («Bridge Saga ‘de Victor Mollo; Hart Publishing).

Bridge Saga
Print Friendly

Chicago Tribune Nov. 25, 1976

Con la selección de las mejores columnas que escribió para un periódico ingles, Victor Mollo ha tratado de pintar un cuadro del desarrollo del bridge en las últimas décadas («Bridge Saga ‘de Victor Mollo; Hart Publishing). A pesar que el esfuerzo se vio empañado por varios casos de edición descuidada, hay manos con suficientes méritos como para hacer del libro un interesante complemento a su biblioteca.

Nadie vulnerable, Oeste dador

losing a trick

Una de las favoritas es una mano que tiene como protagonista a la estrella de Australia Tim Seres.

Después que la apertura de 2spade débil de Oeste llego a la cuarta posición, Seres supo que iba a encontrar una mano interesante en Norte así que subasto lo que pensó que iba a cumplir. Sin embargo, nos atrevemos a sugerir que no hay muchos jugadores que cumplirían el contrato, ni siquiera mirando las cuatro manos.

Oeste hizo la salida natural de su espada mas alta, y Seres vio rápido que su contrato estaba en peligro. Como Oeste probablemente tenia un palo sexto, el declarante vio que iba a perder una espada, un fallo de espada y, aunque el clubA estuviera en la mano de Este, una baza en cada menor.

Tim Seres and Mary McMahon at the 2000 Gold Coast Congress

Tim Seres and Mary McMahon at the 2000 Gold Coast Congress

Sin embargo solo le llevo a Seres unos pocos minutos encontrar la linea ganadora. Sobre la salida jugo una espada chica del muerto. Esta jugada sorprendente dejo a los defensores indefensos. Si Oeste cambiaba de palo, los defensores no conseguirían más que una baza en cada palo lateral, y continuar con la jota de espadas se demostró que no fue mejor. El declarante cubrio, Este fallo, y encontró la mejor continuación  cambiando a diamante, pero fue en vano, Seres ganó con el as y destriunfo en tres rondas.

Ahora pudo hacer la finesse al nueve de espadas y descartar su perdedora de diamante en el as de espadas. Lo único que faltaba era que el declarante jugara un trebol a su rey, y cuando supo que  el as de trebol lo tenia Este, el contrato llego a tierra firme.

Esta entrada también está disponible en: Inglés

Comments are closed.