Miss Brash, por demasiado optimista perdió este contrato de NT por E. Blackwood

Print Friendly

Convierta en humanos a su triunfo. Estudie el arte de como juegan las personas así como las cartas. Recuerde que el factor humano siempre está trabajando.

cartoon optimismo
Print Friendly
Ellensburg Daily Record – 4 Ene 1956

miss brashConvierta en humanos a su triunfo. Estudie el arte de como juegan las personas así como las cartas. Recuerde que el factor humano siempre está trabajando. La subasta es una conversación legal con su pareja. Pero para “conversar” inteligentemente, debe conocer el lenguaje de su pareja. Considere la táctica de Mr. Dale en la mano de hoy. Imaginó que la señorita Brash no tenía las cartas para su voz de 2NT. ¿Por qué? La respuesta es sencilla. Si ella hubiera tenido suficiente como para decir dos sin triunfo, ella hubiera dicho tres. Esa es la forma en la que ella normalmente declara.

El Razonamiento

Ahora bien, esta no fue la única consideración que motivó la decisión final del Sr. Dale. Sabía que la señorita Brash juega bien sus cartas, y si sus oponentes hubieran sido un par de Muzzys o incluso un par de jugadores medios, él habría seguido adelante y hubiera dicho 3NT. Pero la señora Keen y el Sr. Champion son defensores buenos, y difíciles. Así que se decidió por el paso.

Mr. Champion salió con el 4 y Miss Brash ganó con el J. Ella frunció el ceño ligeramente al ver el muerto. Con su habitual optimismo, se sentía segura de que podía hacer tres sin triunfos, sobre todo con la salida favorable de espada.

Corazones primero

Ella comenzó con los corazones, jugó el 10 y lo dejo correr, ganando la baza. La señora Keen jugó el 4, sin dudar un segundo. Ahora Miss Brash estaba segura de que se había perdido el game. La jugada de la señorita Keen tenía mucho que ganar y muy pocas posibilidades de perder.

Si Miss Brash hubiera tenido tres o más corazones, nada impediría que ganara tres bazas en el palo. Pero si ella tenía exactamente dos corazones, entonces aflojar el rey muy probablemente la limitaría a una sola baza en el palo. Con un total de siete corazones, tendría que ser un mago para saber que el rey caería bajo el as en la segunda ronda. En la baza tres, la Srta. Brash jugó su último corazón y he hizo la finesse con el jack del muerto. Triunfalmente la señora Keen ganó con el rey. Como no había más entradas en el muerto, Miss Brash terminó con exactamente seis bazas.

Abajo dos en dos sin triunfo. Con una mirada extraña se volvió hacia Mr. Dale y dijo con una linda voz.: – “Buen pass, partner”.

Esta entrada también está disponible en: Inglés

Comments are closed.