Los Trotamundos del Bridge 2015: Edicion de Otoño #2

Print Friendly

Los canales de Venecia son románticos, pero no tanto cuando la Piazza San Marco es uno de ellos.

Jade Barrett
Print Friendly

01:13 1 NOV 2015 Boston Massachusetts por GS Jade Barrett corresponsal CsbNews

Nanette Lepore

Nanette Lepore

«Es tan fácil para mí quedar atrapada en el sentimiento de una ciudad como Venecia, donde todo es de hermoso color y donde sus magníficos edificios son tan pacíficos. UD puede deambular y perderse en el laberinto» – Nanette Lepore
 

Los canales de Venecia son románticos, pero no tanto cuando la Piazza San Marco es uno de ellos. Una de las excursiones que normalmente se hace es a «El Florian», uno de los grandes cafés de Italia. Con piezas clásicas interpretadas por excelentes músicos, comer al aire libre a media tarde en un hermoso día de octubre es una verdadera delicia. Tener que comprar Wellington con el fin de vadear la plaza no añade al ambiente, sin embargo.

the florianDr. Donna nos había advertido, correctamente, que uno consigue hacer ejercicio en Venecia (y deberíamos escucharla más a menudo), porque aparte de los taxis acuáticos solo se puede viajar a pie a lo largo de los canales y callejuelas estrechas – muy estrechas en algunos lugares donde es especialmente difícil pasar para aquellos que somos extra size. Venecia es una parada atractiva para aquellos que disfrutan de las compras, porque hay muchos comerciantes con  diversos productos básicos, merece la pena la visita y las compras.venice shopping

 Es un placer visitar a los artistas del vidrio en la isla de Murano – a 20 minutos de taxi acuático desde la Piazza San Marco – su habilidad para el soplado y las esculturas de vidrio es algo increíble de ver. Mi familia eran cortadores y sopladores de vidrio en el sur de Nueva Jersey, así que tengo una conexión personal y especial con este arte. Tuve el gran placer de vivir la aventura de encontrar artistas independientes, durante la búsqueda de algún diseño o color únicos, siempre al acecho de la próxima «gran cosa» en el campo.
glass artist

Por muy largas que fueran nuestras salidas diarias, siempre encontrábamos tiempo para disfrutar de una buena comida. Llegamos a Al Fanal, uno de los muchos restaurantes que el infatigable Paolo Clair ama – y por una muy buena razón. Una cocina muy buena, excelente servicio y mariscos que simplemente no pueden ser vencidos en su frescura y sabor. La generosidad de las porciones es impresionante y nos sentimos retados a mantener nuestros tenedores volando mientras que los platos aterrizaban en nuestra mesa con la misma regularidad que los aviones que aterrizan en Roma. No podíamos dejar de degustar estos ejemplos excepcionales de la cocina del Véneto y estoy seguro de que ellos hubieran podido seguir enviando platos por días si no les hubiéramos pedido que se detuvieran. El Branzino (tanto frío como caliente), almejas, mejillones y el tartar de atún estuvieron entre mis favoritos, pero el sorbete que nos sirvieron nunca va a desaparecer de mi memoria.

Es casi una maldición cuando alguien te sirve un plato perfecto, por que uno queda obligado por el resto de su vida a buscar algo equivalente, y en cada nueva prueba se encuentra diciéndole a sus compañeros de cena «esto es excelente, pero no es como lo de Al Fanal «.

Esta entrada también está disponible en: Inglés

Comments are closed.