La Que se Escapó por Karen Walker

Print Friendly

La pesca no es el único deporte cuyos entusiastas se ven tentados a decir mentiras blancas sobre sus logros. Incluso los jugadores de bridge estiran la verdad de vez en cuando, …

Tod Moses, Bill Doroshow, Karen Walker, Nate Ward, Nancy & Alan Popkin
Print Friendly

Fuente: The One That Got Away        

La pesca no es el único deporte cuyos entusiastas se ven tentados a decir mentiras blancas sobre sus logros. Incluso los jugadores de bridge estiran la verdad de vez en cuando, como mi compañero hizo después de esta mano en un torneo nacional de hace mucho tiempo en Chicago.

Chicago NABC Golder Master Pairs — Agosto, 1979

Matchpoints — Norte dador, NS vulnerable aaxx

Salida: 2

Sentada en Norte abrí de 1 y mas tarde mostré una mano fuerte con 3NT sobre la preventiva de Oeste de 3. Mi partner, Bill Doroshow, usó la Blackwood y con convicción declaró el slam en corazon cuando se dio cuenta que yo tenia los 4 ases.

Bill supo que el slam estaba condenado, cuando vio la salida a diamante – un singleton evidente. En la mesa, pensó por un minuto y aflojó. Este gano y le dio a su compañero un fallo de diamante. Bill con frialdad, reclamó una abajo, levantó la vista, dijo: «Mala suerte», y pasó a la siguiente mano.

Más tarde en la sesión, Bill comenzó a pensar en la mano otra vez y la brillantez lo golpeó – se dio cuenta de que podría haber hecho 12 bazas. Y después de esta revelación y de mi juramento de secreto, procedió a decirle a nuestros amigos que había cumplido el slam.

Durante la cena, me senté en silencio mientras Bill contaba su «historia sobre grandes pescados» a los otros jugadores en la mesa:

«Supe inmediatamente que la salida a diamante era un singleton», explicó. «Así que gané con el as y simplemente me aseguré que Este no pudiera tomar la mano para sacar provecho de sus diamantes. Saqué en dos vueltas los triunfos y cobré el rey de espada. Luego jugué un trebol al as, falle un pequeño trebol del muerto en la mano y jugué una espada al as del muerto «.

Bill sacó una pluma y dibujó la posición final en la parte posterior de una cartilla de convenciones:aaxx«Por supuesto, Oeste estaba marcado con el resto de los tréboles,» dijo Bill, mientras se sentaba un poco más erguido en su silla. «Así que ahora jugué el valet de trebol del muerto, y planté un diamante de mi mano, Oeste ganó, pero el pobre tipo estaba puesto en mano – solo tenía para jugar una espada o un trebol, dejándome fallar con un triunfo en el muerto y descartar el último diamante de mi mano. Haciendo seis! »

El cuento fue recibido con un coro de felicitaciones por parte de nuestros compañeros de cena, mientras Bill se encogía de hombros en un débil intento de modestia. «Encontré la línea correcta en la mesa, ya sabes,» me susurró cuando estábamos fuera del alcance del oído de los otros.

Por desgracia, el acta oficial cuando volvimos al hotel todavía decía -100 y que habíamos perdido por sólo dos MP. La versión de Bill del «la que se escapó», sin embargo, fue ganadora. Y él, después de todo, lo pensó solito.

Esta entrada también está disponible en: Inglés

Comments are closed.