Garozzo en la Defensa por G. Belladonna y B. Garozzo

Print Friendly

The Fine Italian Hand fue una Columna de Bridge escrita por G. Belladonna y B. Garozzo. Iremos publicando algunos de esos articulos. Foto: Blue Team

Blue Team
Print Friendly

The Palm Beach Post – 13 Dic 1969

The Fine Italian Hand fue una Columna de Bridge escrita por G. Belladonna y B. Garozzo estrellas del Blue Team y once veces campeones del mundo. Iremos publicando algunos de esos articulos.

Hoy: Garozzo en la Defensa

Durante los últimos años Benito Garozzo, ha sido conocido como uno de los defensores más engañosos y peligrosos en el juego del bridge. Una de las razones por las que ha adquirido esta reputación bien merecida es que a menudo, para el disgusto de sus adversarios, espera hasta el último minuto para tomar una baza. Una mano que se conoció como “la mano del año” en 1963 nos ayudó a ganar el Campeonato Mundial de ese año contra Estados Unidos.

Esta es la mano completa:

  7 4
4 2
Q 8
K 10 9 8 6 4 2
 
Q J 10 3
Q 10 9 5
10 7
Q J 5
  2
A 8 7 6 3
A 5 3 2
A 7 3
  A K 9 8 6 5
K J
K J 9 6 4
 
 

En las dos salas el contrato final fue 4 doblados. En la sala cerrada, Giorgio Belladonna no encontró grandes dificultades en jugar la mano y perdió las cuatro bazas obvias: el as de corazones, el as de diamantes, y dos bazas de espadas, y se fue una abajo, doblada = 200 puntos.

En la Sala Abierta el juego fue muy interesante. Yo sali del 5 al A de Benito, y Benito volvio su singleton de triunfo, que el declarante ganó con el as. Luego jugo un diamante a la Q del muerto … y Benito casualmente jugó pequeña. El declarante jugó el último diamante del muerto y Benito jugó pequeño otra vez!

¿Ve usted lo que pasó?!

Benito había logrado crearle un problema al adversario donde no había habido ninguno en la otra mesa, y como sucede a menudo, cuando al jugador se le presenta un problema muchas veces toma la decisión equivocada.

El declarante americano pensó que yo estaba corto a diamante (él tenía toda la razón), y se convencio que tenía yo tenia el A (¿cómo iba a adivinar que Benito había aflojado dos veces ‘?), asi que eligio jugar su 9, con la esperanza de que Benito tuviera el 10532.

Yo estaba muy sorprendido pero contento de ganar baza con mi 10, y volvi triunfo. Nosotros, por lo tanto, ganamos dos bazas de triunfo, dos diamantes, y el As de Corazones, para sumar 500 puntos en nuestra mesa, y 300 puntos en total.

La moraleja de la historia es muy simple: si no tiene nada que perder por no tomar una baza, a menudo se gana mas no haciendola. El declarante puede de repente encontrarse con un problema que nunca se le habría presentado si UD hubiera jugado de forma rutinaria.

Esta entrada también está disponible en: Inglés

Comments are closed.