El Bridge es musica y tu eres Sordo…por Norberto Bocchi

Print Friendly

Un articulo lleno de anecdotas contado por Norberto Bocchi…

Duboin-Bocchi
Print Friendly
Norberto Bocchi

Norberto Bocchi

 Este articulo fue publicado en el año 2003 en uno de los boletines del 1st European Open Bridge Championships, Menton, Francia

Tengo que admitir que mis primeros pasos en el mundo del bridge no fueron particularmente gloriosos, aunque incluso entonces fueron bastante rentables. De hecho a los trece años trabajaba de caddie en el club de bridge, donde mi padre jugaba, recogia las tablillas y las llevaba a las mesas, por la principesca suma de cuatro mil liras (unos €2 de hoy). Entre un cambio y el siguiente echaba una mirada y escuchaba retazos de conversaciones … pero en esos días el bridge era un poco un misterio para mí.

Sin embargo, con las cartas en general, ya había entablado una amistad y después de la escuela me gustaba divertirme desemplumando a mis amigos en juegos de todo tipo, en los bares de mi barrio. Entonces mi ingreso semanal se complementaba con una operación de marketing que me parecía muy inteligente y en la que participaba mi hermana, Mabel, una famosa jugadora de baloncesto, aunque ella estaba completamente inconsciente de mis actos: Todas las mañanas hacia que me firmara algunos autógrafos que luego yo les vendia a mis compañeros de escuela o los intercambiaba por snacks para el recreo … en definitiva en esos días yo era un hombre de negocios en lugar de un jugador de bridge, una cualidad que me ha disminuido considerablemente a lo largo de los años.

Dejando atrás los bares y los snacks, fui promovido a kibitzer en el club en el que había trabajado como caddy, y después de un largo período durante el cual yo nunca sostuve una sola carta, por fin me lancé a jugar al rubber bridge y mas tarde torneos. Desde el principio quedo claro que tenía un gran talento para el bridge y así cuando yo tenia 18/19 años me decidí a hacer un cambio en mi vida, ordenando mis opciones de esta manera:
a) jugar con un profesional
b) dejar la escuela … ya había tenido más que suficiente!
c) colgar mis zapatos de baloncesto … ya estaba jugando en la premier league

Arturo Franco

Arturo Franco

De hecho me di cuenta que preferia disfrutar mas y sudar menos … fue lamentable entonces que una vez lanzado a este nuevo mundo, del que sabía muy poco de sus entretelones, me encontré siendo el aprendiz del más difícil, exigente, irritable, BRILLANTE, compañero que se podia uno encontrar en Italia: Arturo Franco. Y he aquí dos anécdotas de esta experiencia.

Arturo me había dado un sistema extremadamente desordenado (o eso me parecía entonces) para estudiar, él me llamó para una sesión de entrenamiento para comprobar si yo habia hecho mis deberes. Justo en la primera mano, después de una secuencia repleta de relays, a mi maestro le tocaba decir la última palabra sobre el contrato final. Las cartas eran las siguientes:

Yo
K Q x
A Q x x
K x x
A x x
Arturo
A 10 9 8 x
K J
A Q x
K Q x

Se acercó a mí y me dijo con mucha calma: “Ya ves, Norberto, el mundo entero, con la información que tengo, dice 7 pero yo voy más allá y digo 7NT y te voy a explicar por qué.  Si las esapdas estan 4-1, definitivamente me voy abajo, pero si el jugador que tiene las cuatro cartas de espadas, también tiene cuatro diamantes entonces puedo apretarlo y hacer mis 7NT “.

Lo que fue increíble es que él dijo todo esto después de ver solo sus propias cartas. No creo haberme sentido tan descorazonado en mi vida: tenia ganas de levantarme e irme. No lo hice, pero en ese preciso momento me di cuenta de que si quería llegar a ser un jugador de bridge de verdad, todavía tenía un largo camino por recorrer.

Giorgio Belladonna

Giorgio Belladonna

El segundo episodio tuvo lugar durante el Campeonato de Equipo de Bridge Italianos. Nos encontramos en la mesa con dos gurús, Belladonna y Garozzo, mientras que detrás, al lado, a nuestro alrededor, de hecho en todas partes, por lo menos habia trescientos ávidos espectadores. Recuerdo que yo estaba tan nervioso como un niño antes de su primer concierto de Navidad.

Garozzo y Ferraro

Garozzo y Ferraro

Gracias a un poco de intervención divina, dadas las circunstancias, yo jugue las cartas correctas hasta la tablilla 19. Los espectadores estaban justo detrás de nosotros ya que eramos los líderes. A pesar de la buena puntuación y el ambiente de euforia, me di cuenta sin embargo, que una mano tras otra, y sin razón aparente Arturo estaba cada vez más y más abajo. Entonces, por fin (para él!), en la tablilla 20, cuando a esas alturas yo estaba muy estresado, dejé que los opositores hicieran una sobrebaza insignificante. Qué había hecho!!!

Me insultó en las formas más imaginativas, incluyendo: “El bridge es música y tu eres definitivamente sordo … no puedes pensar en serio en ser un profesional si cometes este tipo de equivocaciones terribles.” Siguió despotricando durante al menos cinco minutos frente a los oponentes y la multitud, tanto que me sentia que estaba en una “cámara indiscreta”.

Maria-Teresa Lavazza et Giorgio Duboin

Maria-Teresa Lavazza et Giorgio Duboin

Paso el año y cambiaron los compañeros: de Mosca a Belladonna, de Cedolin a Ferraro y Versace, para terminar con Giorgino Duboin, mi pareja durante los últimos doce años. Pero demos un paso atrás en el tiempo hasta 1987, cuando regresaba en avión desde China, donde había estado jugando durante diez días con Guido Ferraro. No contentos con esto y siendo reales adictos del bridge, aprovechamos de una escala en París para participar en el torneo Cino Del Duca, que comenzaba ese mismo día.

Durante la última tablilla del torneo, después de una actuación más bien chata, nos encontramos en la mesa con una pareja de franceses, probablemente eran amantes en lugar de marido y mujer … y estoy seguro de que despues de lo que les voy a contar van a  estar de acuerdo conmigo. La subasta fue la siguiente:

Norberto El Guido Ella
2 Pass 3 3NT
The End      

2 = preventiva

Sali con la Q y para mi gran sorpresa vi a Ferraro sonriendo como un gato de Cheshire. Después de haber cobrado rápidamente el Rey y As de corazones, Guido salió de su mano con su último corazón. Para no hacer el cuento muy largo: mis restantes cuatro corazones eran todos muy buenos. Entre tanto, mientras nosotros tomabamos con calma todas las bazas que teniamos para hacer, a partir de la tercera baza en adelante, es decir, once veces, el francés, que era consciente de que su pareja nunca habia tenido un stopper a corazon, le comenzo a preguntar en cada baza, de una manera muy amable y educada: “No más corazones, querida?” Después de cada una y de todas las bazas de la señora, cada vez más avergonzada y casi debajo de la mesa, respondia con voz débil e igualmente cortés: “No, querido.”

El Sr. después de cada “no”, con diligencia y cuidado rompia cada carta en cuatro trozos iguales. Guido y yo estábamos totalmente asombrados y el señor estaba a punto de estallar en un ataque de histeria. Finalmente se levantó de la mesa con una pequeña reverencia, pero con una expresión como Jack Nicholson en “El Resplandor” y nos dejó mientras decia “: Cette jeux est magnifique” (este juego es magnífico!).

Unos años más tarde, comenzo mi pareja de bridge con Giorgino Duboin, y como se pueden imaginar a lo largo de estos años hemos visto de todo… Pero tal vez una de las más divertidas ocurrio cuando después de haber jugado Blue Club para un tiempo decidimos cambiar al natural, aunque no era muy natural con las numerosas convenciones que le agregamos.

En uno de los primeros torneos en los que jugamos este sistema, esta fue la secuencia en una mano:

Norberto Giorgino
1 (puede ser fuerte) 1 (4 o mas espadas)
2 (GF u otras manos) 2 (relay)
4 (cue-bid + palo de espada) 4 (por favor PARA)
5 (numero impar de ases + control de 1º de trebol) 5 (doubleton o dama de corazon)
6 (invitacion a grand slam pero necesito algo de ayuda en trebol) 7

Ambos en un sudor frio: Yo porque cinco veces habia nombrado el palo de trebol sin tener ese palo y estaba aterrorizado de que Giorgio pasara; él porque estaba respetando todas las reglas, pero sabiendo lo anárquico que soy temía que me hubiera olvidado por completo el sistema. Por último su confianza en mí fue recompensada cuando cumplio el contrato, pero pueden estar seguros que la vida de Giorgino se redujo en por lo menos tres años por esa infernal secuencia de trebol.

Georgio Duboin - Guido Ferraro

Georgio Duboin – Guido Ferraro

Dulcis in fundo mi capitán, patrocinadora y amiga, Maria Teresa Lavazza, con la que ya he estado durante 21 años. También con ella, hay algunas historias que contar, entre ellas una que ocurrió recientemente en Viareggio, donde María Teresa jugó junto con Ferraro.

Después de una subasta bastante difícil, nuestros compañeros de equipo llegaron a un contrato 4. Después de la salida, Maria Teresa tendio sus cartas sobre la mesa y Guido, con su “bondad notoria ‘le dijo:”. Gracias, pequeña. “¿Cómo se atrevio?. María Teresa, interpreto lo de “pequeña” como una referencia a ella, se enojó y le respondió: “Eso es lo que le diras a tu perro.” Obviamente Ferraro queria que ella jugara una carta pequeña del muerto.

Bueno esto es suficiente. Quiero terminar con un solo deseo: que Menton sea muy divertido para todos nosotros.

Esta entrada también está disponible en: Inglés

Comments are closed.