Contando para un Bridge Ganador por Tim Bourke y Marc Smith

Print Friendly

Contar durante el juego de la mano toma muchas formas. Mantener un seguimiento de la cantidad de triunfos jugados es donde todos empezamos.

countdown to winning bridge
Print Friendly

Source: Countdown to Winning Bridge

Tim Bourke

Tim Bourke

¿Se acuerda de sentarse al volante de un coche para su primera lección de manejo? Al igual que nosotros, es probable que se haya preguntado cómo se suponía que vería el tráfico al tiempo que simultáneamente conducía la marcha del coche, para no hablar de la preocupación de cómo usted iba a poder poner en marcha los limpiaparabrisas o la señal de giro. Para muchos jugadores de bridge, la palabra ‘contar’ parece evocar sentimientos similares de confusión y temor. Esto es particularmente curioso, ya que incluso los niños pequeños pueden contar hasta trece. La buena noticia es que, con práctica, contar en la mesa de bridge puede llegar a ser tan rutinario como conducir un coche o una bicicleta. En este artículo, también le mostraremos lo útil que es adquirir esta habilidad.

Contar durante el juego de la mano toma muchas formas. Mantener un seguimiento de la cantidad de triunfos jugados es donde todos empezamos. A medida que adquirimos experiencia, aprendemos a prestar atención a las cartas jugadas en más de un palo, y así sabemos que por ejemplo, el diamante chico del muerto es una ganadora. Después de haber dominado estas tareas básicas de conteo, también aprendemos a contar las manos de los rivales. En este artículo, empezaremos desde el principio viendo cómo se debe contar – mediante el uso de patrones. A medida que avanzamos, las manos se vuelven progresivamente más difíciles.

Incluso los jugadores con muy poca experiencia no deberían tener ningún problema con nuestra primera mano; sin embargo, nos permite introducir algunas ideas útiles:

aa.jpg

Salida: club suitK

Usted debe entrenarse para contar sus bazas, incluso en los contratos mas simples. Esto es algo que a todos nos enseñan cuando somos novicios, y es un proceso que incluso el jugador experto realiza en cada mano. Aquí tiene las once primeras bazas – un trebol, cuatro diamantes, tres corazones y tres espadas, por lo que debe encontrar dos más para llegar a su total de trece.

Su duodécima baza: UD espera que vendrá de la quinta carta de diamante de su mano y la decimotercera de una distribución 3-3 en uno de las mayores. (Los lectores experimentados podrán haber notado posibilidades de squeeze, pero las estamos omitiendo para hacer hincapié en la mecánica del proceso de conteo).

Oeste sale con el club suitK, así que UD gana con el club suitA e inmediatamente testea el palo de diamante. La habilidad que ha adquirido contando los triunfos hará que el mantener un ojo en el palo de diamantes sea como una brisa de verano, pero vale la pena mencionar de manera rápida, exactamente cómo tiene que contar el palo de diamante de los defensores. Deduciendo sus 7 cartas de diamante de trece, le dice que los defensores tienen seis diamante. Aunque contar hasta seis puede no parecer demasiado arduo, todavía es más fácil pensar en términos de combinaciones del palo.

Marc Smith

Marc Smith

En este caso, los diamantes de los defensores pueden estar divididos: 3-3, 4-2, 5-1 o 6-0. Ambos defensores siguen el palo a la primera ganadora de diamante, así que puede descartar el 6-0. Cuando usted cobra el segundo diamante alto, todo el mundo sigue el palo de nuevo. Ahora el palo solo puede estar 3-3 o 4-2, no importa quién tiene el diamante restante. En lugar de contar hasta trece, o incluso hasta seis, solamente había que contar hasta dos! Ahora que su largo diamante es ganador, UD tiene doce bazas y sólo tiene que encontrar favorablemente distribuido uno de los mayores.

¿Cómo se debe proceder?

Los jugadores moderadamente experimentados podrían cobrar las bazas de diamante, lanzando tréboles del muerto, mientras que observa los descartes en alguno de los mayores. Tal vez usted tenga en cuenta que los defensores tienen seis cartas en cada mayor, y a medida que se juega cada carta de un palo mayor mentalmente reduce el número de cartas en uno. Hasta que se convierta en un hábito, hacer el seguimiento de los dos palos puede ser demasiado -pero también es innecesario. Elija, para seguir, uno de los mayores – digamos corazones. Después de sacar provecho de su diamante, juegue sus corazones altos. Como UD ha estado contando el palo, usted sabrá si el decimotercero corazón es ganador. Si es así, sus problemas han terminado. De lo contrario, juega cuatro vueltas de espadas y espera lo mejor.

Con la práctica, estos procesos básicos de conteo se convierten en rutina. Después de avanzar más allá de la etapa de principiante, la mayoría de los jugadores lo llevan a cabo sin pensamiento consciente. El siguiente paso para aprender a contar una mano de bridge es trabajar con la distribución de la mano de un oponente. Para apreciar las ventajas de hacerlo, trate de jugar un par de manos con las cartas de los defensores boca arriba en la mesa como muertos adicionales. La primera vez que intente contar la distribución de un defensor parecerá una tarea imposible, a pesar de que toda la información está en su cabeza. Al igual que con la mayoría de las cosas, es sólo una cuestión de práctica.

Comencemos con un ejemplo sencillo para describir los procesos de pensamiento que debe seguir.

aa.jpgSalida: un diamante

Como siempre, cuente sus bazas antes de jugar una carta. Haga esto en cada mano y pronto se convertirá en un hábito. Aquí usted puede contar con: tres bazas de diamante, tres de trebol y tres de corazon. Sacar de juego el A desarrollará dos bazas de  espadas. Eso hace once bazas, por lo que necesita encontrar una más. La baza adicional debe provenir de las espadas o de los corazones. Ahora es el momento de jugar.

Usted gana la salida de diamante en el muerto y juega una espada al rey, que pierde ante el as de Oeste. Después de ganar la continuación de diamantes, es el momento de sacar provecho de algunas ganadoras para ver lo que se puede descubrir. Empieza por jugar las espadas altas- si el palo esta 3-3 tendrá doce bazas. Cuente las espadas observando si todo el mundo sigue a las tres rondas del palo. (Recuerde que es más fácil contar hasta tres que hasta seis.) Oeste descarta un diamante en la tercera ronda de espadas, y usted ha alcanzado el siguiente punto en el que usted debe hacer una pausa para la reflexión.

Como las espadas no estaban 3-3, su duodécima baza tendrá que provenir de los corazones. Debe UD jugar sus tres mejores corazones y esperar que el palo este 3-3, o cobrar el as y el rey y hacer la finesse?

La respuesta es que es demasiado pronto para decidirlo. Todavía hay información disponible que puede ayudarlo a tomar esa decisión. Por ahora, fije la división de las espadas en su mente – el defensor a su izquierda tenía sólo dos. Usted juega sus ganadoras en los menores y Este descarta en el tercer diamante. Eso significa que originalmente había cinco diamantes a su izquierda, por lo que ahora conoce siete de las cartas del Oeste – Cinco diamantes y dos espadas. Cobra sus ganadoras de trebol, y cuando Oeste descarta un diamante en la tercera ronda, UD esta casi en casa. Todo lo que queda es contar hasta trece. Oeste comenzó con dos espadas, cinco diamante y dos tréboles – esas son nueve cartas que no son corazones – y, por tanto, cuatro corazones. Ahora es fácil cobrar el AK y, si el valet no ha caído, juega un corazón al 10 a sabiendas de su finesse ganará. Usted podría fácilmente haber contado la mano de Este – cuatro espadas, dos diamantes, cinco tréboles (11 cartas que no son corazones) y por lo que sólo puede tener lugar para dos corazones. Tenga en cuenta que sólo tiene que contar la mano de un defensor. Tratar de contar las dos manos no sólo conduce a errores, desperdicia valiosa energía mental.

Las cuatro manos eran: aa.jpg

En la última mano, UD fue capaz de obtener una cuenta exacta de la distribución de los defensores. Esto no siempre será posible, pero eso no quiere decir que un poco de trabajo de descubrimiento no pagará hermosos dividendos. La siguiente mano ilustra por qué una cuenta es mejor que nada. Si no es demasiado temprano en el día, póngase en el lugar del declarante:

aa.jpg

La salida es el 7, y UD gana con el J mientras Este juega el 3 (la carta mas chica del palo que esta afuera, sugiriendo un numero impar de cartas de espadas). Pare y cuente sus bazas – una sola espada, tres diamantes y (esperanza) seis tréboles, lo que es un montón. Claramente, si los tréboles que faltan están 2-1 no hay ningún problema. El único peligro es que estén 3-0. Así pues, que defensor es más probable que tenga un fallo de trebol?

Basado en la salida, tal vez decida que Oeste tiene cinco espadas y Este solo tres, por lo que es más probable que Oeste este corto a trebol. Esto en sí mismo es cierto, pero que pasa si Norte fuera de alguna manera el declarante y Este saliera a corazon y él demuestra tener cinco de ellos. ¿Eso hace más probable que este corto a trebol? En realidad no. En ambas situaciones, el salidor eligió su palo más largo, lo cual no es sorprendente, y usted debe tener cuidado de no darle demasiada importancia a esa información.

Entonces, ¿es una conjetura completa? Tal vez, pero usted tiene una oportunidad de obtener más información antes de poner los huevos en una canasta o la otra -UD puede cobrar sus ganadoras de diamantes. ¡Eureka! Este descarta un corazón en la tercera ronda de diamante. Su contrato está garantizado. Oeste comenzó con cinco cartas de diamante y, presumiblemente, cinco espadas. ¿Cuáles son las probabilidades de que él también tenga tres tréboles? Ninguna, porque entonces Este habría pasado como dador, no vulnerable, con ocho corazones al as-dama-jack-diez! Su juego reflexivo es recompensado cuando usted juega un trebol bajo hacia el muerto y Oeste descarta. Ahora es una sencilla cuestión de hacer la finesse a la club suitQ de Este en el camino de regreso y reclamar su contrato. Contar las manos de los defensores es crucial para un buen juego del declarante. Cuanto más se sabe acerca de cómo se encuentran las cartas de los oponentes, mejores serán sus decisiones.

Las cuatro manos: aa.jpg

Pruebe su suerte en el siguiente problema:

aa.jpg

Usted tiene las primeras once bazas y su contrato depende de la localización de la Q. Sin conocimiento de la distribución, esto es una conjetura 50-50. ¿Se le ocurre una manera de mejorar las probabilidades? Inicialmente, ambos defensores tienen la misma probabilidad de tener la Q. Esas probabilidades se alterarán si se conoce la distribución exacta del palo de espadas. El defensor con más espadas es más probable que tenga la dama:

Tenencia de espadas  Chances de tener la Q
4 4/7 = 57.1%
5 5 5/7 = 71.4%
6 6/7 = 85.7%
7 7/7 = 100%

Vamos a ver lo que usted puede encontrar. Usted gana la salida de diamantes y cobra sus corazones, notando que Oeste sigue sólo dos veces. Tal vez usted decida que Oeste tiene sólo dos corazones (y por tanto, once no-corazones) y Este tres, por lo que es más probable que Oeste tenga la Q. Este razonamiento es correcto, pero sería prematuro jugar una espada al 10 del muerto cuando todavía no ha completado todo su trabajo de descubrimiento. ¿Puede encontrar más información sobre las manos de los defensores? Por ejemplo, ¿no sería bueno saber cómo están divididos los tréboles? Para ello primero debe aflojar un trebol -usted tiene que perder una baza en algún momento de todos modos. Usted gana la vuelta de diamantes y juega sus ganadoras en los menores. En la tercera ronda de diamante, Este descarta una espada, por lo que ahora sabe que Oeste comenzó con siete cartas rojas (dos corazones y cinco diamante). Cuando usted cobra el club suit AK , su previsión es recompensada porque Este descarta otra espada. Tenga en cuenta que esto es sólo porque UD aflojó un trebol antes de que UD haya podido dar tres rondas de trebol.

Ahora ya conoce doce de las cartas de Oeste – dos corazones, cinco diamantes y cinco tréboles. Es una simple cuestión de jugar una espada al as del muerto y dejar correr el jack en el camino de vuelta, seguro de que su finesse ganará. Esta es la mano completa:aa.jpg

Estas manos das una idea de por qué los jugadores exitosos son a menudo conocidos por tener suerte al adivinar posiciones de cartas. Lo que comenzó como un contrato 50 -50 se convirtió en una certeza del 100% en el momento que la crítica finesse fue hecha. ¿Era tan difícil? ¿Hizo algo más complicado que contar hasta trece?

LECCIONES DE ESTE ARTÍCULO

• contar siempre sus bazas antes de jugar la baza uno.

• Contar las cartas que faltan viendo cómo están los palos.

• Conocer la distribución de las manos cerradas es una enorme ventaja. Utilice su conteo para averiguar la distribución de un defensor.

• El defensor con más cartas en un palo tiene más probabilidades de tener una cartas específica- en ese palo.

• Cuantas más bazas usted juegue (y por lo tanto más cartas de los defensores usted ve) antes de tomar una decisión crucial, más probabilidades tendrá de ‘adivinar’ correctamente.

Esta entrada también está disponible en: Inglés

Comments are closed.