Bridge y Humor: Lo Bueno, Lo malo y Lo Increible

Print Friendly

La siguiente mano, que hemos robado para su edificación, cae en esta última categoría, pero al parecer ocurrió…

kibitzers
Print Friendly

Source: Sarasota Herald-Tribune – 6 Jul 1980

En un número de la revista International Popular Bridge, el británico Joe Amsbury ha compilado un grupo de manos que tituló «Lo bueno, lo malo y lo Increíble.» La siguiente mano, que hemos robado para su edificación, cae en esta última categoría, pero al parecer ocurrió, exactamente como se describe, en un juego de rubber bridge por mucho dinero.

aaLos signos de exclamación en la subasta son nuestros. Después de un poco estúpido doblo de Oeste a los siete diamantes de Norte, Sur optó por salir escaparse a 7 corazones, un contrato que estaba condenado a una mayor derrota – es decir, a menos que algo milagroso ocurriera. Y algo milagroso ocurrió.

Oeste salio con un  diamante, y Este instintivamente fallo lo que él pensó que iba a ser una buena baza del muerto. Después del sobre fallo del declarante Este se puso muy nervioso. No sólo había sido golpeado inesperadamente sacandole la multa, sino que también, pensó, había puesto en peligro su segura baza de triunfo, por que ahora el declarante sería capaz de hacer la finesse y sacarle su dama de corazones.

En consecuencia, cuando el declarante en la baza dos fue al muerto con un trebol alto y jugó otro diamante alto, Este determinó que al menos utilizaría sus triunfos para estropear cualquier descarte que quisiera hacer de su mano el declarante. (Es difícil para nosotros encontrar que descarte podría estar buscando el declarante, pero recuerde, Este estaba en un estado alterado de la mente.)

Este, entonces, fallo la baza tres con su 7 de corazón y fue sobre fallado por el declarante. El declarante volvió a la mesa para jugar otro diamante alto. Esta vez Este sacrificó su 10 de corazón  para «estropear» la baza, y el declarante contra fallo que con su valet. No había ninguna razón para que el declarante siguiera sufriendo. Él sólo puso su as de triunfo y el rey y dama cayeron juntos en una pila ordenada. Por lo tanto el declarante consiguió sus 13 bazas en su contrato imposible.

Tuve suerte, los triunfos estaban bien», comentó el declarante, sin duda tratando de mantener una cara seria.

Esta entrada también está disponible en: Inglés

Comments are closed.