Bridge y Humor: Humo

Print Friendly

Un jugador de bridge entendería por qué mi madre, Martha Manning y otras seis jugadoras se negaron a renunciar a su juego de bridge y

Bridge cartoon humo
Print Friendly

Un jugador de bridge entendería por qué mi madre, Martha Manning y otras seis jugadoras se negaron a renunciar a su juego de bridge y dejar una casa llena de un humo espeso, mientras los bomberos buscaban el origen del incendio.

La única persona en abandonar el juego – cuando el humo se puso demasiado grueso -fue una mujer que sufría de un problema pulmonar. Salió al césped de adelante de la casa para conseguir oxígeno de los bomberos. Mientras tanto, el juego continuaba. Ella, por suerte, era el muerto.

Así contó el evento el periódico local de Arizona, aunque fue «un poco exagerado pero esencialmente cierto», dijo mi madre. El relato explicaba que las ocho mujeres estaban teniendo un delicioso juego de bridge cuando «alguien hizo el comentario, que olía a humo.»

«Se rumorea que Jeanne sugirió que probablemente era una nueva marca de cigarrillos importados que Fran estaba probando. La subasta y el juego continuaron, sin interrupción.» Por último, cuando el humo se infiltró en las habitaciones, Ethel, que era el muerto en ese momento, fue a examinar la fuente del humo. Efectivamente, no era cigarrillo de Fran; el humo estaba saliendo de la chimenea. Cuando Ethel trató de abrir la rejilla de ventilación, descubrió que estaba atascada. Trato abrirla todo lo que pudo, pero le fue imposible hacerlo», cuenta el articulo.

Como la casa se llenó de humo, Martha sugirió llamar a los bomberos. Al parecer, después de que se hubiera terminado la subasta, las mujeres acordaron en llamar a los bomberos, como precaución. «Seguimos jugando a las cartas hasta que llegaron los bomberos, las sirenas sonaban como locas. Ellos entraron, trataron de abrir la rejilla sin éxito, a continuación, varios se subieron a la azotea para ver si el fuego venia de la chimenea», contó mi madre.

Los bomberos retiraron los troncos ardientes de la chimenea y se los llevaron sobre el césped enfrente de la casa para apagarlos. «Los bomberos – creo que había por lo menos 10 de ellos – volvieron a entrar a la casa, pisando las alfombras de color crema, dejando manchas en las sillas tapizadas de color crema, cerca de la puerta», dijo. «A continuación, se reunieron afuera al sol, reunidos entre sí, con la policía y con los vecinos que vagaban para ver que estaba pasando.» Los bomberos parecían estar disfrutando de su tiempo fuera de la estación, mientras esperaban que los del techo determinaran que no había otra causa adicional de alarma.»

«Ellos instalaron un enorme ventilador en la habitación de la familia para disipar el humo y sacarlo fuera de la casa y todas seguíamos jugando al bridge,» continuo ella. «Ethel, la anfitriona, estuvo muy agradecida a los bomberos por su pronta respuesta a la llamada».

El juego había sido salvado de una interrupción importante que, por supuesto, sería un destino tan malo como quedar quemado más allá del reconocimiento. Después de todo, la vida tiene sus prioridades.

Esta entrada también está disponible en: Inglés

Comments are closed.